Por El Marqués de Puerto Marqués.

Este domingo, la Secretaria de Salud encabezada por el ‘charlatan’ del Dr. Carlos de la Peña Pintos informó que se registraron 130 nuevos casos positivos de Covid-19 en el estado de Guerrero, que se suman a los más de 15 mil guerrerenses que se han infectado de coronavirus. De la cifra acumulada, 11 mil 226 se han recuperado, 694 se consideran pacientes con el virus activo en sus organismo y mil 731 ya han han fallecido.

Mientras que la ocupación hospitalaria de este domingo fue del 25 por ciento, que se traduce en 186 camas Covid-19 ocupadas de las 752 existentes en todo el estado de Guerrero.

Hasta el día de hoy el estado se mantiene en semáforo epidemiológico Covid-19 en color amarillo, pero la gran pregunta que nos hacemos todos es: ¿Si los contagios continúan aumentando, especialmente en Acapulco, se podrá mantener en amarillo?

Y la respuesta que suponemos que nos contestaría él gobierno encabezado por Héctor Astudillo sería: Sin duda si, en estos momentos la prioridad no es la salud, sino la economía.

No hay que olvidar que el gobierno de Héctor Astudillo está doblegado ante la opinión pública por los magros resultados que ha arrojado en la entidad, pero principalmente por haber convertido su gobierno en una fábrica de pobres según los más recientes resultados del Coneval.

Pero si a esta peligrosa mezcla electoral le agregamos que las elecciones están a la vuelta de la esquina, es entendible que desde este mes la maquinaria gubernamental ya esté operando con la mira en el 2021.

Ahora, usted se preguntará: ¿Y el pueblo de Guerrero que se joda? Todo apunta a que así será, pero afortunadamente todo se paga tarde o temprano en política.

Al tiempo.