El empresario Joaquín Badillo Escamilla mantiene intacta su obsesión por llegar a la alcaldía de Acapulco, por lo que ahora está coqueteando con Morena.

Badillo confirmó en una entrevista a un medio local que ha tenido algunos acercamientos con el delegado del gobierno federal, Pablo Amilcar Sandoval y que ahora su objetivo principal es fortalecer las filas de Morena.

“Me formo en la fila del tamaño que sea para las encuestas, porque según los estatutos de Morena puede haber candidatos externos, yo he tenido un trabajo ininterrumpido y hay un buen posicionamiento en el municipio”, detalló.

Si esto no es obsesión de plano no sabemos cómo podemos llamarle. No hay que olvidar que Badillo ya fue candidato por el Partido Verde/PRI y por el PRD en alianza con el PAN y Movimiento Ciudadano y en ambos casos sufrió estrepitosas derrotas.

¿Acapulco necesita un candidato como Jacko?

La respuesta es NO. Acapulco lo que necesita son políticos con valores y con ideologías bien definidas, no chapulines oportunistas que en su obsesión por ser alcaldes cambian de camiseta a la primera oportunidad.

Con estos cambios solo demuestran que no tienen ideologías ni valores políticos y que lo único que los mantiene en la carrera política es su obsesión por el poder.

Lo mismo aplica también para el Licenciado Walton que actualmente anda buscando de una manera desesperada y hasta se podría decir ridícula un hueso en Morena.

Si Jacko de verdad ha trabajado tanto por su ciudad, y es un empresario con amplios recursos, ¿por qué no busca una candidatura independiente?

¿A qué le teme?