Ángel Aguirre y su chofer.

Por Ezequiel Flores.

El exgobernador de Guerrero Ángel Aguirre Rivero comenzó a mover sus alfiles de cara al proceso electoral para renovar la gubernatura, así como el Congreso local y los 81 ayuntamientos en 2021.

Aguirre impuso este fin de semana a su ahijado Alberto Catalán Bastida como presidente estatal del PRD, cuyo único mérito es haber sido amigo de la infancia del hijo fallecido del exmandatario.

También Sofío Ramírez Hernández, exsenador perredista y colaborador cercano de Aguirre, fue designado como dirigente municipal del PRI en Acapulco, la región electoral más importante en la entidad.

El consejo estatal del PRD sesionó públicamente este sábado 15 en Chilpancingo donde la mayoría de consejeros aguirristas eligieron al diputado local Alberto Catalán Bastida como nuevo dirigente del Sol Azteca en Guerrero y el resto de los siete espacios del Comité estatal se repartieron entre el resto de las tribus perredistas.

De manera paralela, se informó que el dirigente estatal del PRI, Esteban Albarrán, había designado al también aguirrista, Sofío Ramírez como presidente del comité municipal del tricolor en el puerto de Acapulco.

De esta forma, el ex gobernador Aguirre se prepara para colocar sus piezas en los próximos comicios que comienzan en diciembre de este año con la etapa de precampañas.

Leer más de esta historia en Proceso