Carlos de la Peña Pintos tiene que investigar si efectivamente hay errores en los procesos y en los resultados de las pruebas de covid-19 que se entregan a los pacientes.

Editorial. Tiempo de Guerrero.

Los recientes señalamientos por parte de algunos ciudadanos que se hicieron las pruebas PCR que practica la Secretaria de Salud (Guerrero) son preocupantes y no se pueden minimizar, ya que estos resultados posiblemente estarían arrojando falsos positivos y falsos negativos.

Y son preocupantes porque estas acusaciones nos indican que quizás no hay un control de calidad en los estudios, ya que algunos ciudadanos que se realizaron las pruebas en algunos de los módulos que se instalaron en diversos puntos de la ciudad de Acapulco y que supuestamente habrían resultado positivos, informaron que se hicieron una segunda prueba en un laboratorio privado que resultó negativa. 

El posible margen de error en los diagnósticos ha generado dudas sobre el número de falsos negativos qué hay en las pruebas que aplica la Secretaria de Salud y qué ponen en duda los protocolos de control de calidad para determinar casos de pacientes positivos o negativos en el Estado de Guerrero. 

Según el titular de Salud, Carlos de la Peña Pintos, las pruebas son realizadas por personal experto en áreas de ciencias de la salud, así como con amplia experiencia en biología molecular y muestras PCR.       

Sin embargo en las últimas semanas algunos pacientes han descubierto que los resultados de sus análisis que les fueron entregados en la juridiccion 07 de Acapulco, presentaban en su opinión algunas inconsistencias y posiblemente habrían sido alterados por personal médico y administrativo de esa juridiccion para justificar sus errores.

Las acusaciones contra la Secretaría de Salud por esta situación sin duda son serias, pero es aún más serio que por errores en las pruebas de PCR que se realizan en Guerrero, se estén detectado “falsos positivos” que son enviados al ‘matadero’ una vez que cumplieron con su respectiva cuarentena pensando que superaron la enfermedad y que podrían haber generado cierta inmunidad. Pero igual de grave son los “falsos negativos”, ya que este grupo también presenta un alto riesgo para la sociedad al pensar que no tienen el virus tan solo por haber obtenido un dudoso resultado negativo, y continúan contagiando a otras personas.

A todos los guerrerenses en estos difíciles momentos seguramente les gustaría saber que el laboratorio estatal está bajo una estricta vigilancia epidemiológica, con lo que se aseguraría que sus servicios están garantizados. Sin embargo las recientes acusaciones ponen en duda su efectividad, por eso es importante que el Secretario Carlos de la Peña Pintos investigue estos señalamientos y en caso de que fueran verdad, se castigue severamente a estas personas que juegan y atentan contra la vida de las personas a través de la Secretaría de Salud del Estado de Guerrero.

Twitter @TiempoGro