Por Sandra Vázquez.

Se escucharon más fuertes las palabras que la voz: ¡es coronavirus!, sentí miedo por mi hijo, por mi familia, ¿¡Qué iba a pasar!?, luego quedaba solamente esperar a que los minutos se transformaran en horas y éstas dieran paso al día.

Cuando escuche que el médico dijo que mi hijo tenía Covid-19, me estremecí, sentí miedo, angustia, -dice la desesperada madre de familia en esta ciudad de Parral- llegó al hospital muy mal y lo aislaron, luego las redes sociales especulaban también sobre esta enfermedad.

Fueron horas que se hicieron eternas, luego le hicieron los estudios dijo la señora Irma -a quien llamaremos así para proteger su integridad y la de su hijo- y después lo descartaron de tener Covid-19.

Sin embargo, recuerda tristemente que cuando llegó al hospital muy mal su hijo, el médico le aseguró que tenía esta enfermedad “y no se vale, creo que hay que tener ética profesional, no se puede alarmar así a la gente”.

“Gracias a Dios sólo fue un diagnóstico adelantado, ya que cuando llegaron los estudios esta enfermedad se descartó, mi hijo es diabético y pensamos en las complicaciones que tendría”.

“Él entro por neumonía y por descompensación por su enfermedad”, fue el viernes cuando le sacaron los estudios y para el sábado tenían los resultados, para ese día, ya estaba descartado, por lo que considero que el tiempo fue rápido.

De cualquier manera enfatizó que no se debe de alarmar a la demás gente si no estamos seguros, “me asusté cuando lo manejaron como posible Covid-19, pensé en él, en la familia también pero no se vale alarmar sólo porque sí, es importante tener los elementos para poder decir”.

Publicado en El SOL de Parral