Carlos de la Peña Pintos titular de la Secretaría de Salud del Estado de Guerrero.

Esta trama también podría involucrar al Doctor Eduardo Diego Valderrama titular de la Juridiccion sanitaria 07.

HEMOS APLAUDIDO HASTA LA SACIEDAD A LOS RESPETABLES de médicos, enfermeras y en general al personal del sector salud que se dedica a cuidarnos en estos momentos dramáticos.

Para enaltecer su labor, las palabras son insuficientes, toda vez que arriesgan su vida en jornadas extenuantes y nos dan fehacientes resultados salvando vidas.

Desafortunadamente como en todo, hay casos de excepción y debemos lamentar la actuación irresponsable de pseudomedicos que no están a la altura del reclamo social y descaradamente descuidan su compromiso profesional. Específicamente en Guerrero, se han instalado de la noche a la mañana supuestos laboratorios de biología molecular, que sin la certificación científica necesaria, realizan estudios y diagnostican Covid-19.

Un caso concreto es de la clínica itinerante que se encuentra instalada frente al asta bandera de la cuidad y puerto de #Acapulco, en donde, en un acto irresponsable, al ciudadano Pedro Montes Medina le diagnosticaron positivo de tan terrible mal y sin ningún cuidado profesional le entregaron una constancia en donde aparece el nombre un supuesto jefe de laboratorio, “Doctor Miguel Carlos kala Orduña” y no el nombre del Doctor José Cornejo Aguirre, que es el verdadero y único responsable del Laboratorio Estatal de Salud.

Dicho diagnóstico tan preocupante para el paciente y su familia, resultó falso y los responsables de los hechos, los doctores Juan Manuel Sánchez Rebolledo y Lino Sánchez Márquez, se deslindaron.

Es evidente que siempre hay “un negrito en el arroz” y ojalá las autoridades tomen cartas en el asunto para que casos como el aquí reseñado sean los menos y no se empañe la actuación heroica de la mayoría del personal médico.

Por Dr. Eduardo López Betancourt

elb@unam.mx

Publicado en El Diario Basta