El costo del sector restaurantero para mantenerse vivo durante el confinamiento ha sido muy alto.

Aplicaciones de reparto como DiDi Food, Rappi y Uber Eats, que ahora son su principal canal de venta, se quedan con hasta 30 por ciento del valor de cada pedido.

El cobro que hacen estas aplicaciones es entre dos y cinco veces mayor que el de restaurantes que desarrollaron sus propios sistemas de entrega.

Previo a la pandemia, los pedidos a domicilios representaban alrededor de 30 por ciento de las ventas totales de restaurantes; hoy son de entre 70 y 80 por ciento.

DiDi Food cobra una comisión de 22 por ciento, Rappi de entre 20 y 25 y Uber Eats de 25 a 30 por ciento.

A esta comisión se suma la recaudación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) que deben cubrir plataformas digitales a partir del 1 de julio.

Estos pagos restan liquidez a los comercios y restaurantes, ya que reciben sus ingresos generados en las plataformas cada semana, señaló Eva Vázquez, socia fundadora de “Gracias, Madre”, taquería vegana de la Ciudad de México.

Por su parte, Zack Bezunartea, director general de “Fat Vegan”, dijo que estos canales de entrega son poco rentables para los restaurantes.

Para que el margen de venta no sea tan bajo, algunos comercios han subido sus precios entre 12 y 15 por ciento, además de fortalecer sus canales de entrega.

“Gracias, Madre” creó su sitio web para levantar pedidos. Se sumó a la plataforma Gloria Food y paga una cuota mensual de 89 pesos en la que se anuncian diferentes restaurantes, pero el envío lo hace y paga cada comercio.

Además, contrató a un repartidor para atender sus pedidos con lo que estiman que el costo por envío es de 5 por ciento, que contrasta con el 24 por ciento que Rappi le cobra por cada entrega, aseguró Vázquez.

“Fat Vegan” creó una aplicación propia y el restaurante vegano contrató a tres repartidores.

Bezunartea aseguró que, tras un análisis, determinó que con su propia red de entrega sus costos son del 15 por ciento, menor al 22 por ciento que paga en DiDi Food.

Todos ponen

De acuerdo con los términos de las plataformas, los restaurantes pagan una comisión por cada pedido, pero los usuarios también.

“Al cliente le cobran dependiendo la zona y distancia, entonces para ellos en un negocio redondísimo. Les cobran a los usuarios y a nosotros”, mencionó Marco Buendía, presidente de la Cámara Nacional de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac), que en CDMX representa a más de 57 mil restaurantes.

Las entregas las realizan repartidores asociados a las apps, quienes también pagan una comisión y no son considerados empleados.

Dijo que debido a la pandemia las plataformas han sido altamente beneficiadas.

Rappi por ejemplo, duplicó el número de restaurantes registrados en su plataforma y en DiDi Food, cada semana elevó el registro hasta 75 por ciento.

Hablan las plataformas

Cuestionada, Rappi dijo que sus comisiones son, en promedio, de entre 20 y 25 por ciento y eso depende de muchos factores.

Entre ellos, la calidad operativa y la cantidad de buenos comentarios por los clientes, número de sucursales y otros elementos incluido el esquema a través del cual el negocio aliado decide vincularse con la aplicación.

Añadió que si baja la comisión, el negocio deja de ser rentable.

“No creemos que el temor a perder aliados nos deba llevar por el camino de bajar la calidad de los servicios que ofrecemos o incumplir con esa promesa de servicio”, respondió Rappi al preguntarle si no ven riesgo de perder restaurantes asociados.

En el caso de Uber Eats, la empresa tiene una comisión máxima de 30 por ciento, pero se evalúa individualmente, dijo.

Adelantó que para la reactivación económica, apoyará en agosto a restaurantes locales con una comisión de servicio de 0 por ciento.

La inconformidad por sus comisiones no es exclusiva de México, en EU también se hizo este reclamo y en Seattle, Washington y San Francisco se limitó a 15 por ciento y en Nueva York a 20 por ciento.

Por Azucena Vásques

Publicado en Reforma.