Las encuestas anticipan que el “Gran perdedor del 2021” será el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que llegará al 2021 con 12 entidades en su poder; de ese número, ocho se disputarán el próximo año.

Históricamente el Congreso de la Unión ha sido semillero de gobernadores y alcaldes en toda la República mexicana.

Y así será para la elección del 6 de junio de 2021 cuando se elijan 15 gobernadores, 500 diputados federales, más de dos mil presidentes municipales y Congresos estatales.

Será la elección intermedia del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, primer mandatario de izquierda y quien buscará consolidar su gobierno de la 4T, y para ello requerirá mantener la mayoría en la Cámara de Diputados y que los candidatos de Morena logren obtener el mayor número de gubernaturas en disputa.

Y es donde el grupo monrealista en el Senado de la República tiene amplias posibilidades de ganar seis estados de los 15 en disputa.

Veamos:

Michoacán, con Cristóbal Arias.
Guerrero, con el delegado del gobierno federal Pablo Sandoval o Félix Salgado Macedonio.
Nayarit, con Miguel Ángel Navarro.
Chihuahua, con Cruz Pérez Cuéllar.
Sinaloa, con Rubén Rocha.
Baja California, con Gerardo Novelo.

También se votará para gobernador en los estados de Baja California Sur, Campeche, Colima, Nuevo León, Querétaro, San Luis Potosí, Sonora y Tlaxcala.

De las 15 gubernaturas en juego, ocho son gobernadas por el PRI: Campeche, Colima, Guerrero, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Zacatecas y Tlaxcala.

Cuatro por el PAN: Chihuahua, Nayarit, Querétaro y Baja California Sur.

Una del PRD: Michoacán.

Una de Morena: Baja California.

Una independiente: Nuevo León.

Las encuestas anticipan que el “Gran perdedor del 2021” será el Partido Revolucionario Institucional (PRI), que llegará al 2021 con 12 entidades en su poder; de ese número, ocho se disputarán el próximo año.

De las cuales únicamente tiene posibilidades de retener Sonora, Tlaxcala y quizá Campeche.

Ello quiere decir que el tricolor se quedaría con siete estados.

Derrumbe más que estrepitoso del otrora partido hegemónico e invencible que llegó al 2012 con 21 entidades mandatadas por el Revolucionario Institucional y que para el 2021 tendría solamente siete estados.

Terrible realidad enfrentará Alejandro Moreno, Alito, dirigente nacional del PRI, el próximo año.

Por lo que respecta al PAN, perdería Chihuahua, retendría Querétaro, Baja California Sur y Durango, que se renovará en 2024.

Y Morena, de seis entidades que gobierna: Puebla, Ciudad de México, Morelos, Veracruz, Chiapas y Tabasco, subiría a 12 de ganar Michoacán, Guerrero, Nayarit, Chihuahua, Sinaloa y retener Baja California.

Por Gerardo Pérez – 24 Horas Puebla.