julieta-altamirano-1-1-696x418

La city council, equivalente a un síndico municipal, de la ciudad de Lynnwood, en el estado de Washington Estados Unidos (EU), Julieta Altamirano-Crosby, originaria de El Ocotito, es la primera mujer latina en obtener este cargo en toda la historia de este estado norteamericano, informa el diario La Jornada de Guerrero.

Señala que las autoridades en el estado encargadas de la situación y problemas de los migrantes solo se preocupan por atender las ciudades de Chicago y Los Ángeles, descuidando los 48 estados norteamericanos restantes, por lo que hace un llamado a las autoridades que tomen posesión en el próximo proceso electoral, designen a una persona que entienda la situación de la población migrante y que venga de este sector.

Julieta Altamirano-Crosby, además de su histórico cargo, es presidenta de la “WAGRO Foundation” (Fundación WAGRO, que es una abreviatura de Washington-Guerrero), es Maestra en Ciencias de la Comunicación y Doctora en Comunicación Social, esto por la Universidad Complutense de Madrid y de la Universidad de La Habana, respectivamente; obtuvo su Maestría en Educación (MEd) en Liderazgo Educativo de la Seattle Pacific University en 2018.

Desde enero de este año se desempeña, luego de haber participado, de manera apartidista, en las elecciones de la ciudad de Lynnwood, como City Council, cargo que desempeñará de manera histórica en este estado por cuatro años, ya que es la primera mujer latina en ostentar un cargo de este tipo, que es el equivalente a un síndico municipal.

Recordó que, desde hace 11 años, cuando, derivado de la violencia que se vivía en la ciudad de Zihuatanejo, lugar donde radicaba y conoció a su esposo, y en el estado de Guerrero, optó por cambiar de residencia y vivir en Estados Unidos.

Explica que, al llegar a EU, su sueño era el dar clases de español, pero para su sorpresa se topó con encontrar donde le hicieran equivalente el nivel educativo que llevaba; además de que carecía de la herramienta más importante, que es el de hablar inglés para comunicarse, por lo que tuvo que estudiar y aprender esa lengua, cosa que le llevó dos años, por lo que tuvo que andar con intérpretes que le ayudaran a comunicarse.

“Si yo, con mi nivel educativo, tuve esa complicación, imagínate a los padres de familia que se van con el sueño americano, muchos indígenas incluso se van sin poder hablar español”, indicó.

Dijo que, a pesar de los cargos que ha ostentado desde el 2012, donde ha estado en constante acercamiento con comunidades migrantes y minorías, no conoce al titular de la Secretaría de los Migrantes y Asuntos Internaciones (SEMAI) del Estado de Guerrero, Fabián Morales Marchán, por lo que, como cientos de guerrerenses migrantes, no conoce qué programas de ayuda al migrante hay en el estado.

Desde ese año, ha apoyado no sólo a guerrerenses sino también a paisanos de otros estados del país, a tramitar repatriaciones, traslados de cuerpos y a comunicarse con las autoridades; asegurando que, sólo le ha pasado que, en Guerrero, no se puede comunicar con los representantes de la SEMAI, solo los estados de Puebla y Guanajuato son los que responden casi al cien por ciento a los migrantes de sus estados, apoyándoles de la misma manera.

“El estado de Guanajuato es punta de lanza en ese aspecto, en ir y visitar, incluso tienen oficinas y están presentes, la gente de ese estado sabe a dónde ir, sabe qué hacer, no están desinformados” aseveró.

Pidió que las autoridades vean más por los derechos de los migrantes, “votamos por un presidente, pero ¿por qué no votar por un gobernador o diputados… como ciudadanos guerrerenses? ¿por qué no tomarlos en cuenta?”, ya que este sector es el que impulsa parte de la economía con las divisas que se mandan, la cual de dólares a pesos se convierten en millones.

Por lo que se deben de establecer relaciones con los 50 estados del país del norte, no sólo con las ciudades más importantes, como lo es Chicago y Los Ángeles, “lugares a donde se les hace muy cómodo ir a los gobernantes.

“Está padre el ir a una sociedad más organizada, pero hablan tú mismo idioma”; por lo que pidió el acercarse a los representantes gubernamentales de las ciudades, así como a las escuelas y universidades, para que conozcan y puedan establecer convenios institucionales, educativos y culturales, “se tiene que ser más visionario, porque a mí me tocó ver las carencias de los guerrerenses, se tienen que hacer visitas para complementar cualquier cuestión de programas”.

Indicó que en Oaxaca recibe el total apoyo de la dirección del Migrante, ejemplificando que, cuando alguien fallece y es repatriado, en EU se habla con una funeraria local para poder hacer su traslado, pero a su vez en el estado debe de buscarse una funeraria que haga el traslado, además del gasto por los servicios de funeraria a funeraria y solo en el estado de Oaxaca se ha logrado un total contacto de las autoridades con la familia para esto, ofreciendo el apoyo monetario total de esto.

Por otro lado, la Council Julieta lamentó que las 23 urnas repatriadas con restos de igual número de guerrerenses que fallecieron por Covid-19, hayan tenido que ser entregadas en Chilpancingo.

Enfocándose a un caso de una familia de la región Montaña, que tuvo que pedir dinero prestado para poder trasladarse a recoger las cenizas de su hijo, “allá este caso fue muy criticado, porque no sé si la secretaría no tenga recursos o fondos, porque no se pudo hacer como en otros estados, el trasladar los restos hasta sus hogares, evitando que las familias hagan un gasto mayor”.