Según detalla el Reporte Inmobiliario 2020 de Lamudi , durante al primer semestre del año (1S20), a nivel nacional la demanda de vivienda en renta aumentó 35% en en tanto que la demanda de vivienda en venta aumentó 7%, lo que confirma que a pesar de la pandemia por el COVID-19, la inversión en bienes raíces sigue siendo la mejor manera de proteger nuestro dinero.

Referente al segmento turístico, los analistas del portal han detectado diversos destinos que han aumentado su plusvalía gracias al desarrollo de su infraestructura lo que se traduce en inversiones inmobiliarias con grandes posibilidades de retornos de inversión generosos.

“De acuerdo con el catálogo de Lamudi, hay diez playas esenciales en las que el costo de la vivienda es accesible y proporcional a los beneficios que brinda. Además, la plusvalía en estos lugares aumenta cada año al menos en un 15%, una casa en la playa es una excelente opción para invertir, retirarse o vivir de una forma tranquila”, explicó Daniel Narváez, director de Marketing de Lamudi.

Playas con más atractivo 

Según Lamudi, Acapulco de Juárez lidera con el 21% de participación de la demanda residencial  en destinos de playa a nivel nacional; le siguen en ese orden Boca del Río, en Veracruz; Cancún, con 13%; y Puerto Vallarta, en Jalisco, con 11% de esta participación.  

Por segmento en las tres primeras hay una clara tendencia de búsqueda hacia el segmento Interés medio, es decir que se buscan propiedades de entre 1 y 3 millones de pesos en venta y entre 5 y 10 mil pesos en renta.

Cabe destacar que las generaciones más interesadas en adquirir una propiedad en Guerrero y Quintana Roo son los Millennials, la Generación X y los Baby Boomers, en Veracruz la proporción es similar salvo el tercer lugar que es ocupado por la Generación Z, que  supera a los Baby Boomers por solo un punto porcentual.

Para más información del sector visita el blog de Lamudi y el Reporte Inmobiliario 2020.

Twitter @TiempoGro