Por Patricia Rumbo.

Campesinos de los Bienes Comunales denunciaron que fueron marginados de los programas sociales de Bienestar por no ser afines al proyecto político del delegado del gobierno federal en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, y que el ayuntamiento de Acapulco les vende cada costal de semillas de maíz en 400 pesos.

Más de 50 habitantes afirmaron que tras inscribirse a los apoyos Sembrando Vida, Jóvenes Construyendo el Futuro, Tandas, Crédito a la Palabra, Becas Benito Juárez, Pensión para Personas Adultas Mayores y con Discapacidad, entre otros, no han recibido los recursos después de casi un año haber hecho la gestión.

En una asamblea del Cecop, los comuneros manifestaron que la ayuda fue negada a 3 mil inscritos que sí trabajan el campo porque no coinciden con la forma de coordinar las tareas de desarrollo social de Sandoval Ballesteros.

Publicado en La Jornada Guerrero