En el país habrá un repunte de infecciones de Covid-19 en los estados con vocación turística, particularmente en Quintana Roo, Baja California Sur y Guerrero, estimó José Carlos Rodríguez, analista de la consultoría Pondera Lab.

El mensaje de desconfinamiento y las ganas de salir de vacaciones en la temporada de verano está generando una concentración de personas en los centros turísticos, donde al parecer no se están tomando las medidas de distanciamiento, higiene y prevención necesarias para contener la pandemia.

“Habrá un repunte de contagios de Covid-19, sobre todo, en los estados turísticos, donde las personas están bajando la guardia por las vacaciones”, opinó Rodríguez.

De acuerdo con sus cálculos, Guerrero todavía no ha tocado el pico de la curva de casos, donde el turismo representa más de la mitad de la economía local y el nivel de riesgo de contagio es “alto” (anaranjado), de acuerdo con el semáforo epidemiológico de la Secretaría de Salud vigente al 26 de julio.

En 2009, cuando surgió la influenza H1N1, Acapulco, Guerrero, se convirtió en un foco rojo rápidamente, al ser una ciudad grande, con hacinamiento poblacional, baja cobertura de seguridad social y morbilidades, entre otras condiciones que hacen al destino más vulnerable, explicó.

Para Rodríguez, la reversión es muy clara: hay que estar vigilando de cerca a los estados turísticos.

Rodríguez señala que un regreso a actividades que no esté respaldado por la continuación de políticas de extremo cuidado sanitario generaría un elevado crecimiento del número de personas hospitalizadas en agosto y septiembre, saturando rápidamente el sistema de salud de los estados.

Pondera Lab prevé que la economía mexicana, medida con el Producto Interno Bruto (PIB), sufrirá un desplome de 11.4% en 2020, con un margen superior e inferior de hasta 1.5 puntos porcentuales. Esto significa que, en el mejor de los casos, la producción nacional se puede hundir cerca de 10%, y en el peor escenario caería hasta en 13%.

Leer más de esta nota en El Universal