Astudillo podria pagar un alto precio político si la situación continúa cómo hasta ahora.

La lógica se está imponiendo, de hecho si vemos las cifras con detenimiento nunca hemos dejado de estar en semáforo rojo, eso de bajar el color de riesgo del semáforo fue tan solo un pretexto para abrir los comercios no esenciales, pero con un alto costo en la salud de los guerrerenses que sin duda quedará como precedente y legado de la administración de Hector Astudillo, que muchos no olvidarán en el 2021.- Tiempo de Guerrero.

Guerrero está a un paso de volver al semáforo rojo —el de máximo riesgo— por el aumento de contagios de Covid-19, tras la reapertura de actividades económicas y recreativas. 

“Estamos al límite entre el semáforo naranja y el rojo (…) Si los contagios se siguen incrementando, nuestra posibilidad de que pasemos a semáforo rojo es muy amplia”, dijo el gobernador Héctor Astudillo Flores.

En los últimos días, los contagios en Guerrero se aceleraron, incluso, durante cuatro días registró contagios superiores a los 200, una cifra que no había alcanzado durante toda la emergencia sanitaria.

El 2 de julio, el gobierno de Guerrero decretó la reapertura de 11 actividades, principalmente las turísticas en Acapulco, Zihuatanejo, Taxco, Iguala y Chilpancingo.

Sin embargo, en Acapulco, Zihuatanejo y Chilpancingo los contagios se dispararon.

En Acapulco por ejemplo del 1 al 10 de junio se registraron 572 contagios mientras que del 1 al 10 de julio, mil 112, casi el doble de casos.

El caso más drástico es el de Zihuatanejo: del 1 al 10 de junio se registraron apenas ocho casos mientras que en el mismo periodo de julio, 97; los contagios se incrementaron al 120 por ciento.

Carlos De la Peña Pintos, Secretario de Salud, explicó que en esta semana Guerrero obtuvo una calificación de 2.6, en el semáforo sanitario que lo pone en el límite del rojo.

Sin embargo, en las gráficas que presentó el funcionario, Guerrero está nuevamente ubicado en el color rojo.

Leer más de esta historia en El Universal