Montaje exitoso, se consiguió bajar el semáforo a color naranja.

En Guerrero las sospechas continúan a la orden del día en el Sector Salud y es que en Tiempo de Guerrero hemos podido averiguar una compleja trama que implica posiblemente entre otros funcionarios al titular del Sector Salud y que tiene que ver con las pruebas de Covid que se realizaron recientemente en Acapulco, ya que estás en su mayoría presentan diagnósticos equivocados y poco confiables.

Una fuente de la Juridiccion 7 nos confirmo que a todos los pacientes que contestaron que presentaban algún síntoma de COVID en el cuestionario de los módulos donde se hicieron las pruebas, se les puso automáticamente en cuarentena sin tener la certeza del resultado de su prueba de laboratorio. Pero lo más grave de esta situación fue la orden que se dio en la cúpula de Salud Guerrero; la cual consistía en reportar todos los casos como influenza o PB IVRA (es decir probable portador de algún virus sin especificar cual) para evitar demandas por negligencia médica, una vez que los pacientes descubrieran que el diagnóstico que se les confirmó por medio de una llamada telefónica no era real.

Afortunadamente un grupo de personas que recibió estos dudosos resultados grabó durante varios días todas las llamadas que realizaron con el personal de salud de la Judicatura 7, además de tomar screen shoots de Whatsapps e incluso sacaron copias de la hoja de los diagnósticos que se les proporcionó en los módulos, todo esto con el fin de integrar varios expedientes que se presentarán la próxima semana ante las autoridades responsables y medios de comunicación como pruebas de esta gravísima negligencia médica orquestada por las autoridades de salud estatales.

Diagnósticos dudosos y sospechas de negligencia médica rodean a las pruebas de COVID realizadas en Acapulco.

Es ahora cuando entendemos la urgencia del Gobierno del Estado por realizar estás pruebas, para después reportarlas cómo influenza y no cómo COVID-19 para que de esta manera se pudiera bajar el semáforo a color naranja y así obtener el aval de la Secretaría de Salud Federal para proceder a la reapertura de los sitios turísticos. Siendo esto algo muy delicado, porque cientos de acapulqueños han tenido que ponerse en cuarentena con diagnósticos falsos -de una manera dolosa- y sin ninguna prueba más que una llamada telefónica como confirmación.

Carlos “N” por ejemplo solicitó una prueba de su resultado para poder presentarlo como justificante de ausencia en su trabajo, pero las autoridades de la Juridiccion 7 le confirmaron que no se la podían dar de momento y que solo le proporcionarían un certificado medico, pero que no estará acompañado o avalado por el resultado de su prueba del laboratorio.

– Está clarísimo que no me quieren dar el resultado del laboratorio porque no existe ni hay prueba de ello, a mi me mandaron 14 días a mi casa sin nada, ni siquiera un papel que dijera que tengo COVID, incluso la doctora del módulo del Rollo (en Costa Azul de apellido San Román con cédula médica 799803) me dijo que ella no me podía firmar el diagnóstico como positivo de COVID, porque a ella no le constaba el resultado de mi prueba de laboratorio, a lo qué yo le pregunté ¿si usted no está segura de qué soy positivo porque me da un tratamiento de COVID? y obviamente ya no supo qué contestarme, solo me dijo que seguía instrucciones de sus superiores. Lo peor en esta situación es que en mi trabajo ya estoy en la cuerda floja porque no les he podido comprobar que tengo COVID y si no lo hago en los próximos días seguro me corren, pero a está gente de Salud les vale madres todo y solo me dan evasivas. Hoy más que nunca me queda muy claro que todo fue un engaño y un show para reabrir sus playas, por eso solo quieren darme un certificado a medias, pero yo ya les dije que si no va acompañado del resultado del laboratorio no se los pienso aceptar” afirma Carlos “N”.

El de Carlos “N” es tan solo uno de los muchos testimonios que hemos recabado de pacientes que supuestamente dieron positivo por teléfono, pero que en los módulos recibieron diagnósticos por escrito diferentes. Es de verdad muy grave que se les diga a la personas que se realizaron estas pruebas que tuvieron COVID sin una prueba de laboratorio que lo avale, porque esa persona se puede confiar y pensar que es inmune en un futuro, cuando resulta que nunca tuvo Sars Cov-2.

Por esto es tan importante que se otorguen los resultados de las pruebas de laboratorio, con el fin de acabar con las dudas y las situaciones anómalas que se han presentado en prácticamente todas las pruebas que se realizaron en Acapulco. Y en lo que esto sucede, un grupo activo de personas y de abogados ya están trabajando en una demanda por negligencia médica contra quien resulte responsable, por dar diagnósticos incorrectos de manera dolosa que están produciendo graves daños físicos y psicológicos en muchos acapulqueños.

¡Al tiempo!

Twitter @TiempoGro