Foto Hector Astudillo Twitter.

Por Luis Cuesta – Tiempo de Guerrero.

Cuando Héctor Astudillo llegó al poder, nadie imaginaba que iba a tener una gestión exitosa ya que prácticamente estaba tomando un Estado prácticamente en llamas, sin embargo su presencia y sus más recientes acciones están transformado la historia y el futuro de Guerrero.

Y es que el gobierno de Héctor Astudillo sin lugar a dudas dejará marca en sus acciones sociales, así como en la heroica manera con la que ha manejando el tema de la pandemia, pero principalmente en cómo ha reactivado todos los sectores económicos y empresariales de Guerrero en estos últimos cuatro años.

Héctor Astudillo no sólamente ha liderado exitosamente su administración, sino que ha demostrado que sigue siendo el mismo hombre sencillo que camina tranquilamente por las calles de su ciudad, ajeno a los excesos y siempre preocupado por mejorar la calidad de vida de los guerrerenses.

Todos los gobiernos comienzan con grandes expectativas y poco a poco la realidad va imponiéndose, marcando la tónica de lo que habrá de ser el sexenio. Los famosos l00 primeros días constituyen la oportunidad para que el gobierno plantee sus estrategias, pero en el caso del gobernador de Guerrero, su mandato ha ido avanzado de menos a más. Hay que recordar que Hector Astudillo llegó a la gubernatura sin los mejores augurios, sin embargo ha demostrado tener un control total del escenario y una estrategia implacable, en donde se ha podido consolidar la confianza de los inversionistas y el uso correcto del gasto público.

El actual gobierno ha entendido a la perfección, que a Guerrero le urgían acciones que generarán mercados competitivos y oportunidades de inversión, pero también requería de un gobierno eficaz que ejercería la fuerza de la autoridad y promoviera el crecimiento de la infraestructura. Si bien, tanto en el tema económico como en el de seguridad aún queda mucho por hacer, en ambos rubros se han conseguido logros importantes que han traído estabilidad para gran parte de la población en los últimos años.

Lamentablemente la pandemia del coronavirus ha conseguido frenar temporalmente el impulso económico que llevaba la administración de Hector Astudillo en donde destacaban importantes inversiones en minería, agroindustria, algunas actividades manufactureras y en el sector de la construcción. Es importante recordar que previo a la pandemia del coronavirus en los últimos cuatro años se habían logrado captar inversiones por más de 2,000 millones de dólares, generado con ello más de 10,000 empleos directos y más de 45,000 indirectos.

Si bien la llegada del coronavirus cambió el rumbo social y económico del 2020, la nueva e impredecible situación requería de una gestión centralizada de las crisis, del uso generalizado de máscaras, de la detección masiva de casos junto con cuarentenas estrictas y contra muchos pronósticos el gobierno de Guerrero así lo entendió y lo implemento.

En días pasados para apuntalar estas acciones se decidió lanzar una importante operación de pruebas gratuitas de Covid-19 en diferentes puntos de Acapulco y Chilpancingo: mismas que incluyen un ‘kit de medicinas’ y seguimiento para aquellos pacientes que resultaron positivos en las pruebas. Esto representa un ahorro importante para toda la ciudadanía y un excelente método de medición para las autoridades que les servirá para establecer medidas más precisas y seguras, junto con los ya conocidos protocolos del uso de cubrebocas y medidas de distanciamiento social.

Pero Guerrero aún está muy lejos de cantar victoria en su batalla contra el coronavirus y aunque el día hoy y tras 90 días de restricciones se ha iniciado una reapertura parcial, Héctor Astudillo Flores ha retirado que, la reapertura se mantendrá hasta nuevo aviso al 30% de la capacidad en los negocios no esenciales y que en las playas no podrá haber grandes concentraciones. Además de que la reapertura del día de hoy es apenas el primer paso de un plan integral que ha formulado el gobernador, con el que se pondrá manos a la obra para reparar el desastre económico causado por la batalla contra el coronavirus.

Los resultados, las cifras y el liderazgo del gobierno de Héctor Astudillo hasta el día de hoy son irrefutables, pero lo que resta del presente año será fundamental para apuntalar su administración y dejar un legado histórico importante. El balón ahora está del lado de la cancha del gobernador, quien seguramente mantendrá el buen paso que lleva enfrentando el último año de su gestión con mucha responsabilidad y una buena planificación, por el bien común de todos los guerrerenses.

Es lo que digo yo.

Twitter @LuisCuesta_