“De hecho estábamos preparados para abrir este pasado 15 de junio, pero nuevamente se alargó el plazo de semáforo rojo en Guerrero y hubo una prórroga de otros quince días, aunque yo no entiendo el favoritismo hacia Quintana Roo (sic), pues a pesar de que tienen 5 mil personas contagiadas (doble Sic) y 500 muertos (triple Sic) a ellos si se les permitió abrir, mientras que en Acapulco seguimos a la espera, lo cual se me hace injusto”, dijo el dirigente hotelero.

Por El Marqués de Puerto Marqués.

Acapulco es al día de hoy uno de los grandes focos rojos del país en contagios de Covid19, con un sistema de salud debitado y colapsado, pero con todo esto desde las oficinas de la AHETA aseguran que los hoteles de Acapulco reabrirán sus puertas este primero de julio “para recibir a todos los turistas y comenzar con ello la temporada vacacional de verano”, así lo anunció su presidente, José Luis Smithers.

El anuncio es preocupante sin duda por la situación de salud que se vive en el Puerto, pero el presidente de la Asociación de Hoteles y Empresas Turísticas de Acapulco (AHETA), aseguró que, los empresarios del sector hotelero están invirtiendo para cumplir con todas las medidas sanitarias que les exige el gobierno federal para autorizar la reapertura de sus negocios.

¿Será cierto que los hoteles en Acapulco están invirtiendo tiempo y recursos?

La verdad nos cuesta trabajo pensar que lo están haciendo, porque si la mayoría de ellos no son capaces de invertir en mejoras para sus hoteles -con algunas honrosas excepciones- ¿podríamos creerles que van a invertir en medidas sanitarias?

Me parece grave e irresponsable que Smithers le dé prioridad a lo económico sobre la salud del personal de los hoteles y de los propios huéspedes. Pero aún más lamentables son sus declaraciones en donde señaló que no entiende “el favoritismo hacia Quintana Roo, pues a pesar de que tienen 5 mil personas contagiadas y 500 muertos a ellos si se les permitió abrir, mientras que en Acapulco seguimos a la espera, lo cual se me hace injusto”. Y son lamentables estas declaraciones porque son falsas, ya que Quintana Roo al día de hoy registra 2,736 casos confirmados y 500 defunciones. Habrá que recordarle a Smithers que Guerrero tiene 3,902 confirmados y 672 defunciones y que la principal razón por la que se abrió antes Quintana Roo, es porque esa entidad ya se encuentra en semáforo naranja, mientras que Guerrero aún continúa en color rojo.

¿Acaso querrá José Luis Smithers el doble de muertos y contagiados para el mes de julio?

Si la AHETA es capaz de mentir públicamente de esta manera: ¿Usted les cree cuando dicen que todos los hoteles se están preparado intensamente?

Abrir hoteles y playas en estos momentos puede traernos consecuencias graves, tan solo hay que ver lo qué pasó en Florida (EUA) ahora que abrieron sus playas. En tan solo una semana alcanzaron máximos históricos de nuevos infectados y su situación podría agravarse con la llegada del verano y de más turistas a sus playas, de hecho según un modelo de científicos del Children’s Hospital de Filadelfia y la Universidad de Pensilvania, Florida podría convertirse -en las próximas semanas- en el nuevo epicentro de la pandemia en los Estados Unidos. Las razones: la actividad económica ha vuelto al ruedo y las playas se encuentran abarrotadas de visitantes.

Ojalá que las autoridades estatales y municipales no descarten estos posibles escenarios para Guerrero, porque sin tener aún la curva aplanada, la llegada de más turistas al Puerto podría colapsarlo definitivamente y con ello, afectar aún más su economía.

Al tiempo.

Twitter @TiempoGro