Enfermera

Foto: Jorge Núñéz

María del Carmen Galeana, una enfermera adscrita al área de COVID-19 en el Hospital General “Raymundo Abarca Alarcón”, ubicado en Chilpancingo, Guerrero, se suicidó tras resultar contagiada con el nuevo coronavirus en su centro de trabajo.

De acuerdo con el semanario Proceso, previo a quitarse la vida, la enfermera reprochó la indiferencia de las autoridades y de la población ante la pandemia a través de Facebook.

La enfermera había denunciado públicamente la falta de equipo médico especializado de protección. La semana pasada, junto con otras cuatro enfermeras, María del Carmen presentó síntomas de COVID-19, por lo que fueron puestas en aislamiento.

Pero el domingo 31 de mayo la enfermera guerrerense decidió quitarse la vida en el domicilio donde convalecía, ubicado en la colonia Haciendita, al sur de esta capital, de acuerdo con informes oficiales.

La sociedad sigue incrédula ante la situación por la cual estamos pasando, no, no son héroes sin capa, son personal de salud que día a día velan por tu familiar enfermo, que salieron de casa por que no tenían otra opción, todos trabajamos por necesidad, pero hay prioridades, ellos no podían suspender sus labores y se enfrentaron para cuidar, alentar y estar al pendiente al pie de la letra las recomendaciones para el paciente; en la facultad nos educaron para perseverar la salud de nuestros pacientes, no para dañar o empeorar”.

“¿Tienen que vivirlo para creer? Todo es gracias a nuestra sociedad retrógrada que no entiende, que no te pudiste quedar en casa, por que tu empatía y valores no dieron para más”, escribió.

Y concluyó: “Y no hablo de aquellos que tenemos que salir por necesidad, el médico a trabajar, la enfermera, el químico, el de intendencia, lavandería, las personas que salen a la farmacia o al mercado o super, hablo por ustedes que no son capaces de cancelar su fiesta, que salen como si nada a la calle sin ninguna medida de prevención, que se hacen los chistosos con sus pedas caseras o banqueteras, que su cerebro no da para comprender que ahorita no se puede, no por uno mismo, si no por el otro, por tu familia. Necesidades todos las tenemos por igual, pero creo que la salud tiene prioridad”, remató.

A mediados del mes de mayo, trabajadores del Hospital General Raymundo Abarca Alarcón denunciaron que el nosocomio había colapsado porque no hay personal capacitado para el área de Covid-19.

Como protesta, los empleados colocaron pancartas con leyendas como “Mayor número de médicos para mejor atención”, “S.O.S. Necesitamos 50 médicos más” y “Sr. Gobernador, escúchenos personalmente, los directivos están ausentes”.

Publicado por: Infobae