Por Lourdes Mendoza.

Por el macroberrinche que se aventó hace ocho días Luisa María Alcalde es nuestro personaje de la semana. Cómo si fuera la modelo del comercial de la muñeca “berrinchitos Lili Ledy” –si son millennials y no saben de lo que, solo googlen y ¡entenderán! Se volvió TT, porque se supo que no 1, ni 2, ni 3, ni 4, sino 5* integrantes de la familia de la secretaria del Trabajo y Previsión Social, laboran actualmente en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. ¡Quiúboles!, ¿cómo les quedó el ojo?

Obvio, nuestro presidente AMLO, negó que esto fuera nepotismo. Mientras que nuestra joven secretaria, defendió el punto asegurando que: si ellos (sus familiares) tienen las capacidades para dichos cargos, ¿por qué no deberían ocuparlos? Que cada uno de ellos es responsable de su propia historia y que no hubo tráfico de influencias.

Y sí, tiene razón, en que cada quien hace su propia historia, pero ¿siete al mismo tiempo? Obvio, como ellos no son nuestro personaje de la semana no nos meteremos con ellos.

Peeeero, cómo dejar de mencionar que la 4T se jactaba de que serían diferentes y que JAMÁS veríamos en ellos casos de nepotismo ni de tráfico de influencias, como en las épocas de esos neoliberales culpables de todo.

Y esto no fue todo, sino que también comenzó a difundirse, como pan caliente, en redes un video en el que la secretaria del Trabajo –la misma que en las mañaneras juzga a los que no cierran sus empresas y muchas veces lo hace con información errónea– realizaba sus compras en un supermercado ¡sin tapabocas! A pesar de que la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, dijera que es obligatorio usarlo (bueno a ella le llevó 80 días cumplir con este requisito). Será que a la joven secretaria, al parecer, el virus y las medidas sanitarias ¿le hacen lo que el viento a Juárez? Es pregunta, ¡eh!

Muy emberrinchada, salió a decir que se lo quitó porque estaba en una llamada telefónica, ¿será que no sabe que aun con tapabocas uno puede hablar y escuchar por el celular? Pero, además, habrá que recordarle que estar en el círculo de poder no significa que pueda violar las reglas, o creerá que ya se nos olvidó el día que, por “tener prisa”, su equipo la trasladó en moto en sentido contrario en las calles de la plancha del Zócalo capitalino.

Leído lo anterior, pueden caernos “como anillo al dedo” las sabias palabras del gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo, quien dijo en Twitter hace un par de días que “los trabajadores de la salud usan máscaras por más de cinco horas sin parar. Puedes usar uno por 45 minutos”.

Y es que la funcionaria anda tan ocupada que no ha ni dicho o hecho algo por las mujeres trabajadoras! Puesto que, con las clases en línea, las mujeres se enfrentán una triple carga de trabajo: chambear, cuidar a los hijos y, ahora, ¡¡¡ser maestras!!!

Hay que recordar que antes de Semana Santa mandaron a la los menores a sus casas y desde entonces están al cuidado de sus madres, pues no los pueden mandar a las estancias infantiles porque las quitaron y no ha movido la Ley del Trabajo para que las mamás hagan una pausa en el home office mientras los niños estén en clases en línea ni tampoco ha mejorado la condición de las que están en trabajos esenciales mientras sus hijos se quedan en casa… ¿o será de las que piensan que los abuelos los deben de cuidar, aunque sean vulnerables?

¡Ojalá, Alcalde nos recomiende cómo le pueden hacer las mamás o aunque sea nos recomiende el vino que eligió!

Tradición sindicalista

Luisa María Alcalde es heredera de una tradición sindicalista y laborista, y no es que sea hija de un “charro sindical”, sino de uno de los abogados más duros del medio, se trata de Arturo Alcalde Justiniani.

Arturo Alcalde, abogado con amplia maña, perdón, con amplia manga en el terreno sindical, ha trabajado para un sinfín de asociaciones sindicales entre las que destacan la Asociación Sindical de Sobrecargos de Aviación de México, la Asociación Sindical de Pilotos Aviadores de México, el Sindicato Independiente de la UAM, el Sindicato de Trabajadores Académicos de la Universidad Autónoma de Chapingo, así como de los sindicatos de Banobras, Bancomext y Nafin, y también del IMSS.

Allá en los setenta se encontró en el Frente Auténtico del Trabajo -una organización independiente de sindicatos, cooperativas de trabajo partidaria del socialismo- con, ni más ni menos que, con Bertha Luján, quien se convertiría en su esposa y contralora del gobierno de ya saben quién.

Bertha Luján forma parte las mujeres del círculo más cercano del presidente junto con Claudia Sheinbaum, Rocío Nahle (acá hice su perfil) y Dolores Padierna, y dicen mis fuentes que fue la artífice del golpe en contra de Yeidckol Polevnksy en la dirigencia de Morena y quien resultó ganón fue Alfonso Ramírez Cuellar (acá hice su perfil) .

Es curioso que las que las únicas dos cuotas de jóvenes en el gabinete presidencial sean cuotas, ¡pero de sus papás!, más que jóvenes prodigios, son jóvenes herederos. Tanto Román Meyer Falcón, hijo del historiador Lorenzo Meyer, en SEDATU, como Luis María Alcade llegan con la bendición de sus progenitores.

En el caso de Alcalde, habrá que preguntarnos cómo le hacen en casa para estar juntos, pero no revueltos y es que muchos alegan que quien mece la cuna en la Secretaría del Trabajo es el mismísimo Arturo Alcalde y más de uno levanta la ceja y no les gusta nada esta relación.

Supongo que es difícil coordinar la Junta Federal de Conciliación y arbitraje para regular las relaciones obrero-patronales desde la Secretaría de Trabajo y colaborar con sindicatos y universidades en conflictos laborales.

¡Seguro en estos tiempos de encierro las sobremesas son cosa seria! ¿Se imaginan esa cuarentena? Se antoja, harto, harto interesante… ¿o no?

¡Morena hija, morena hermana, morena madre de la nación…!

Con apenas 25 años, Luisa María Alcalde llegó a diputada federal por Movimiento Regeneración Nacional y, ahora, con 32 años, funge como secretaria del Trabajo.

Ojalá, Luisa María no olvide aquellos años 2012 cuando fue parte de la imagen y campaña presidencial del tabasqueño, donde se ganó el apodo de “La Morena” en un video donde subía a un camión cargando una credencial de elector: https://youtu.be/LfUGyF0Crig

¿Será que ese mismo camión es el que la deje en la entrada del Antiguo Palacio del Ayuntamiento para con ese ritmo sustituir a la Sheinbaum?

Publicado en Expansión