“Me informan los especialistas, que el riesgo de saturación de hospitales por pacientes enfermos de Covid-19 ya se alejó, es más ya se domó la epidemia”, aseguró hoy el presidente de México Andrés Manuel López Obrador.

De no haberse actuado con la estrategia de sana distancia, agregó, “hubiese significado más pérdidas de vidas humanas y mucho dramatismo, eso ya se superó” declaró AMLO en el día que México superó los 9 mil muertos.

Además confirmo que la próxima semana volverá a salir de gira por el territorio nacional, todo esto mientras los casos y las muertes relacionadas al coronavirus no ceden en el país.

La nación acumula poco más de 78,000 casos conocidos y más de nueve mil muertos, lo que lo coloca como la octava del mundo con más fallecidos vinculados al virus surgido en China a fines del año pasado.

“Ya tomé la decisión de salir”, dijo el mandatario, algo que no es nuevo en él, solo hay que recordar aún cuando ya se había declarado el pasado mes de marzo la emergencia sanitaria que significó el encierro de la población en sus casas, la cancelación de clases y suspensión de actividades económicas consideradas no esenciales, el mandatario recorría el país todos los fines de semana, besando y abrazando gente.

En aquella ocasión López Obrador fue duramente criticado por haber subestimado las medidas de distanciamiento social así como por no usar cubrebocas y seguramente la próxima semana volverá a ser criticado nuevamente de una manera más enérgica por su mala cabeza, su necedad y sus desplantes negativos.