Plaza de Toros Caletilla diseñada por el Arq. Mario Pani.

Acapulco es un puerto que ha tenido eventos significativos a lo largo de su historia, no solo turístico como lo conocemos hoy, si no, como un lugar de batallas, movimientos de insurgencia, condiciones climáticas y comercio. Entonces, se podría decir que, ¿la naturaleza del puerto es diversa y cosmopolita? Creo que la respuesta podría salir de cada persona que la visite. 

Podemos decir que hay un numero bastante considerable de visitantes que suelen quedarse a ser parte de la población por todo lo que ofrece el puerto, en su clima y sus bellezas naturales, que a su vez aportan su estilo del lugar de origen tratando de integrar una identidad.

 Acapulco en el de 1938. Fotografía: México en fotos

En el caso de la arquitectura habitacional, no es la excepción, podemos comenzar con los inicios del siglo XX, en donde las casas eran compuestos principalmente de Bajareque (muros) aglutinados con barro, estructuras de madera o carrizos, techos inclinados a dos aguas de palma o tejas (tierra roja), alturas generosas, una distribución con grandes patrios y vestíbulos para la circulación de los vientos.

Estas eran las casas habitacionales que predominaba hasta finales de 1940´s cuando comenzó la actividad turística en el puerto. A su vez, comenzó con la nueva arquitectura habitacional en edificios de más de dos niveles y cambiando también de lo necesario por el lujo. 

Calle típica en Acapulco, 1928.

Los primeros edificios habitacionales se desarrollaron en el área de caleta. Fue cuando el Jet Set de la sociedad como actores, empresarios y políticos comenzaron a importar arquitectura mundial a Acapulco tratando de conservar lo identidad del puerto, reaccionando a los materiales y el clima tropical que impera.

Poco a poco fueron aceptando nuevos materiales como el concreto, cerámicas, aluminio y vidrio sin dejar de usar los materiales regionales como piedras (brasa, laja), palma (hueso, hojas), adobe (ladrillos, tejas) y aglutinantes naturales. Con los materiales usados y los nuevos materiales se comenzó con la nueva arquitectura habitacional a partir de los años 60´s y 70´s.

En el año 1956, el Arq. Mario Pani, comenzó con esta nueva ola de modernismo habitacional, las unidades condominales, primera en América Latina y en México. Poco después, más arquitectos mexicanos e internacionales que también pusieron su granito de arena a la arquitectura de acapulco. Aunque la mayoría de los edificios eran hoteleros, prontos se convertiría en un lugar turístico condominal.

Por Arq. Aldo Sotelo García.

Publicado en ADN Cultura