El secretario de Salud, Carlos de la Peña Pintos, informó este miércoles que Guerrero reportó mil 463 casos de Covid-19 y 198 defunciones.

Añadió que los municipios con contagio aumentaron a 49, al agregarse Xochistlahuaca y que en los últimos 20 días hubo mil 50 casos, es decir, un aumento del 72 por ciento.

Se extiende pandemia

La pandemia de COVID-19 se ha extendido por el estado de Guerrero, pero es el puerto de Acapulco el que encabeza la lista de contagios y decesos por este virus, lo que ha provocado la saturación de sus hospitales y panteones.

Este 30 de mayo se cumplen dos meses del cierre de espacios públicos y playas, pero aún así, la población ha ignorado las medidas sanitarias, y mantiene a Guerrero en el color rojo del semáforo nacional, que indica una “alerta máxima”.

Ante ese panorama, el próximo 1 de junio no se retomarán las actividades como en otras zonas del país, y solo se reactivarán las actividades económicas esenciales “de bajo riesgo de contagio” como la minería y la construcción, aunque, de acuerdo con la autoridad, las empresas requerirán de la aprobación de las autoridades federales para reiniciar labores.

En ese sentido, tanto el gobernador Héctor Astudillo Flores como la alcaldesa de Acapulco, Adela Román Ocampo, han coincidido en que Guerrero, pero principalmente el puerto de Acapulco, vive la fase más críticas por este virus.

Hospitales y sus camas Covid

Guerrero ha mantenido por tres días consecutivos el primer lugar nacional en ocupación de camas COVID, de acuerdo con el reporte de la Secretaría de Salud federal, y ha ascendido a la tercera posición en uso de camas con ventilador respiratorio, el cual usan los pacientes en situación crítica.

Acapulco y Chilpancingo –la capital del estado– tienen entre los dos más del 70%de los casos positivos de coronavirus en Guerrero, es por ello que la ocupación de sus hospitales ha alertado a las autoridades. Ante ese panorama, el gobierno federal y estatal han iniciado el proceso de reconversión y ampliación de camas.

Solo en el caso concreto de Acapulco, Carlos de la Peña precisó que el Hospital “Donato G. Alarcón”, tiene una ocupación del 100% de sus camas destinadas para el COVID. Mientras que el Hospital General “El Quemado”, localizado en la periferia, hasta el martes tenía un 85.4% de ocupación, por lo que de 48 camas Covid, ampliarán a 75. El Hospital General de Chilpancingo, con 36 camas Covid, tiene 31 personas internadas, lo que implica una ocupación del 86%.

Los panteones tampoco se dan abasto

La situación no solo pinta complicada para Acapulco en el tema de enfermos hospitalizados por COVID-19, sino también por los 69 decesos acumulados.

El pasado 21 de mayo, la alcaldesa Adela Román Ocampo alertó que uno de los dos crematorios que hay en Acapulco se está saturando, además que los panteones municipales ya no se dan abasto.

“Estoy profundamente preocupada. El tiempo nos ha dado la razón y la pandemia se ha extendido en todo Acapulco. La situación es muy grave (…) es urgente que entendamos el peligro que corremos todos y todas, el virus existe no es un invento”, dijo en esa ocasión.

El director de Panteones de Acapulco, Gerardo Sánchez Meza, informó que se tienen proyectadas hacer 300 tumbas en el panteón municipal “El Palmar” para sepultar a las personas fallecidas por COVID-19, inhumaciones que no tendrían costo alguno. Dijo que hasta el momento han preparado 70 de esos espacios, de los cuales 15 han sido ya ocupados.

En Acapulco, la población sigue en la calle y fiestas

Las autoridades federales, estatales y municipales mantienen desde hace semanas operativos en Acapulco para reducir la movilidad de las personas, quienes siguen ignorando el llamado de alerta ante el aumento drástico de casos positivos.

Tan solo el fin de semana pasado, suspendieron una fiesta de XV años y una boda; entre los dos eventos había más de 600 personas, y se realizaban en la zona rural de Acapulco. También desalojaron un tianguis, en donde había 350 locales y al menos 600 personas.

A esas cifras se le sumaron otras 275 personas más que fueron dispersadas de torneos deportivos y templos.

La alcaldesa de Acapulco y el propio gobernador del estado, han insistido en el llamado a la población para respetar las medidas ante la emergencia sanitaria.

Con información de Expansión

Twitter @TiempoGro