Por Arturo de Dios Palma.

Acapulco se aproxima al punto más crítico de la pandemia provocada por el Covid-19, los hospitales están a 80% de su capacidad, uno de los dos crematorios está saturado y los contagios van en aumento.

En un mensaje, la alcaldesa Adela Román Ocampo planteó el escenario que vive el puerto: “Es urgente que entendamos el peligro que corremos todas y todos con esta pandemia; el virus existe, no es ningún invento y está provocando la muerte de miles de personas (…) la pandemia se ha extendido por todo Acapulco”, dijo Román Ocampo.

El puerto es el epicentro de la pandemia en Guerrero, de las mil 16 personas contagiadas en el estado, más de la mitad, 555, están en Acapulco.

“Guerrero ocupa el tercer lugar en el país con más contagios, y Acapulco es el centro de esta pandemia en la entidad, por ello es necesario que te quedes en casa y no salgas a recoger o propagar el virus que puede causar tu muerte o la de tu familia, salva tu vida, por favor, quédate en casa”, dijo la edil.

Román Ocampo alertó que los hospitales de Acapulco están a 80% de su capacidad y dentro de poco estarán saturados. Calculó que de los 25 fallecimientos que se registran al día en la entidad, 10 son por Covid-19.

Según la Secretaría de Salud federal, aquí han muerto 44 personas por el virus.

Román Ocampo informó que uno de los dos crematorios del puerto “está a punto de saturarse, ya no se da abasto con los cadáveres que llegan”.

Para alivianar el trabajo en los crematorios, la alcaldesa dijo que en el panteón de El Palmar están construyendo fosas para sepultar a las personas que mueran por Covid-19.

Acapulco es de las ciudades de Guerrero que casi no han logrado disminuir la movilidad. Desde que arrancó el confinamiento cientos de vendedores ambulantes, prestadores de servicios y comerciantes se han manifestado para exigir ayuda ante la falta de turistas.

Tampoco se han podido o querido quedar en casa cientos de habitantes que continúan en las calles, y los mercados siguen saturados.

El 10 de mayo, policías y militares dispersaron a unas 400 personas que estaban en un palenque en el poblado Plan de los Amates, en la zona rural del puerto.

El subsecretario de Salud federal, Hugo López-Gatell, dijo que aún falta mucho para que Acapulco llegue al punto más alto de contagios.

El gobernador, Héctor Astudillo Flores, advirtió que por la alta movilidad, este destino turístico no reanudará sus actividades el próximo 1 de junio, cuando termina la Jornada Nacional de Sana Distancia.

Publicado en El Universal