Los gobiernos deberían subsidiar las vacaciones de los consumidores para impulsar la industria del turismo una vez que se encuentre una vacuna o tratamiento para el coronavirus covid-19, según el jefe de una de las compañías de reservaciones de viajes más grandes del mundo, quien predice que el sector será uno de los últimos en recuperarse de la pandemia. 

Van a pasar “años, no trimestres” antes de que se recuperen los viajes, dice al Financial Times Glenn Fogel, director ejecutivo de Booking Holdings, y agrega que la industria merece su propio paquete de estímulos debido a la importancia que tiene para la mayoría de las grandes economías del mundo. 

La compañía detrás de los sitios de comercio electrónico Booking.com, Kayak, OpenTable y Priceline, vio un desplome en las reservaciones de hoteles de más de 85 por ciento en abril, lo que obligó a un recorte de puestos de trabajo y a contraer 4 mil millones de dólares (mdd) de nueva deuda. Además, ya aprovechó los programas del gobierno en Reino Unido y Países Bajos, que tienen como objetivo alentar a los empleadores a mantener a su personal en la nómina.

“Me gustaría ver un crédito fiscal para que las personas puedan gastarlo en viajes” una vez que se encuentre una vacuna o tratamiento, dice Fogel, y señala a los países que en el pasado proporcionaron incentivos para estimular otras industrias, como los autos eléctricos. 

Los gobiernos deberían “dar un estímulo” de esa manera porque los viajes son un importante proveedor de empleos de nivel básico, dice. “Estas son las personas que realmente necesitan regresar a la fuerza laboral… Necesitamos estimular nuestra industria para ayudar a recrear esa escalera para la gente”. 

El Consejo Mundial de Viajes y Turismo estima que la pandemia ha puesto en peligro 75 millones de empleos en la industria en todo el mundo. 

Algunas personas ya cuestionan el costo de los paquetes de estímulo que proporcionaron los gobiernos, señala Fogel, pero dice que ese tipo de gasto es tan necesario como la movilización de Estados Unidos (EU) durante la Segunda Guerra Mundial. 

“Después de Pearl Harbor, no creo que la gente dijera ‘¿cuánto cuesta ese portaviones?’ Estamos en una guerra que tenemos que ganar. Gastaremos lo que sea necesario para ganar”, agrega el ejecutivo. 

Hace dos semanas, Fogel dijo a los analistas que incluso después de que se encuentre una vacuna o tratamiento efectivo, tomará tiempo que la gente se sienta cómoda viajando como lo hacía antes de la pandemia. La industria sufrió “la mayor disrupción en los viajes globales en la era moderna que el mundo haya visto”, mencionó. 

Booking, que compite con compañías como Expedia y Airbnb, dice que ha visto “las primeras señales” de que la demanda de viajes domésticos comienza a subir en China, Vietnam, Corea del Sur y Alemania. Sin embargo, Fogel espera que al negocio internacional de viajes y ocio le tomará mucho más tiempo recuperarse. 

Los viajes son a la vez un gasto discrecional, y un ámbito en el que las prohibiciones y los requisitos de cuarentena impuestos por los gobiernos causaron una “fricción”, advierte, y pasará “mucho tiempo” antes de que los países tengan suficiente confianza para levantar esas restricciones. 

Ninguna política de gobierno tendrá éxito en estimular a la industria hasta que la gente esté segura de que no se enfermará si viaja, y agrega que “simplemente no veo posible la idea de que esto p