Por Hugo Conti.

El PAN en Guerrero es un desastre, históricamente siempre ha sido un partido acéfalo sin ninguna dirección y cuando la ha tenido es porque sus regidores o diputados se han sumado a otras bancadas como complementos para sumar votos, más que por sus acciones y conciencia política.

De hecho la congruencia es lo que menos distingue a este partido secuestrado por un coto familiar y de amiguetes desde hace muchos años.

Pero si en el PAN de Guerrero nunca se han destacado por su congruencia, si lo han hecho por sus ocurrencias y ayer nuevamente nos regalaron una de estas, al solicitar su presidente del Comité Directivo Municipal Jorge Elías Catalán Ávila a los tres órdenes de gobierno, que deje seguir en funciones a empresas y ciudadanos pese a la pandemia del Covid 19.

Y aquí es cuando uno se pregunta: ¿de verdad este señor Jorge Elías Catalán tiene estiércol en el cerebro? ¡Pues si, si tiene! No eran mentiras de sus adversarios y miembros de su propio partido, Catalan Ávila es tontito por naturaleza y con esta solicitud lo reafirma con creces.

¿Que acaso no sabe este señor que el aumento en los últimos días de contagios por Covid-19, oscila entre los 25 a 50 casos positivos diarios en Guerrero?

En su vorágine de malas ideas este ‘tontito’ decidió en un comunicado priorizar la economía sobre la salud y hasta llamó al gobierno (no específico si al estatal o Federal) a que demuestre su solidaridad (sic) con los ciudadanos y empresarios y que los deje trabajar. Así de fácil.

Con el comunicado de su líder municipal en Acapulco, nos queda una vez más demostrado que los panistas en Guerrero no tienen capacidad, inteligencia y congruencia política. Esta gente lejos de sumar a la sociedad acapulqueña, le resta.

Tomemos nota para las próximas elecciones.