De acuerdo a la información otorgada por las autoridades sanitarias, el pico máximo de contagios en nuestro país, sucedió este viertes 8 de mayo, lo que significa que hemos alcanzado el número más alto de casos por la enfermedad producida por el virus SARS-CoV-2.

El doctor Alejandro Rodrigo Jácome Ramírez de la Facultad de Ciencias de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explicó que estamos por alcanzar el número límite de contagios, en un solo día, como consecuencia del aumento progresivo de cifras a lo largo de las últimas semanas.

“Somos testigos de que cada día han ido en aumento, tanto el número de casos como de fallecimientos. Ayer se reportó el máximo de muertos, con dos mil 982 decesos nuevos, (…) si vemos las gráficas podemos notar la recta ascendente”, detalló.

Esto indica que la enfermedad de COVID-19 circula, actualmente, por todo el país, por lo que el especialista apunto que “se espera que el número de casos empiece a bajar un poco, lo que no quiere decir que la enfermedad haya acabado”.

Jácome Ramírez expuso que puede suceder la “fase meseta”, esto ocurre en el momento en que el número acelerado de casos se estabiliza y reduce al punto de ser perceptible a través de una línea recta para posteriormente bajar.

El experto en biología evolutiva mencionó que después de que mengüen los contagios y se reactiven las actividades, en las que el contacto de persona a persona es inevitable, es posible que exista un repunte en el número de casos: “No tiene que ser de manera inmediata, necesariamente, pero puede suceder en algunas semanas”, advirtió.

El catedrático de la UNAM reparó en el hecho de que este “pico máximo” vale solo para las regiones que presentan el mayor número de casos, como el área metropolitana y que se presentará de manera escalonada en las diversas entidades del país.

“No podemos generalizar, el país es muy grande, somos millones de personas con muchas circunstancias geográficas particulares, tenemos muchos Méxicos dentro de México”, declaró.

Se prevé que los siguientes Estados de la República en que se intensificarán la mayor cantidad de enfermos serán Morelos, Oaxaca y Guerrero, además de esperarse una saturación en los sistemas hospitalarios de los mismos.

Por lo que, el miembro de la Universidad Nacional consideró que “es muy importante hacer una estrategia nacional y regional; puede que en la Ciudad de México notemos un descenso, pero en otras regiones estén justo en el pico”.

Hasta el momento, la fecha establecida para destensar las medidas de contención sigue en pie, por ello, el doctor Jácome Ramírez opinó que dos semanas más de confinamiento posteriores a la presencia del “pico máximo” para la reactivación de actividades es prematura.

“Hay que hacer mucho énfasis en el hecho de que aunque se alcance el pico máximo, no desaparecen las personas que ya han sido infectadas”, remarcó.

“Debemos tomar en cuenta que los casos que se presentan ahora mismo se contagiaron hace 10 o 15 días”, por ello, opinó que “hay esperar un tiempo a que el número de casos disminuyan de manera significativa y que los hospitales no estén saturados”, sería una medida prudente para hacer frente a la contagiosidad del coronavirus.

Respeto a la razón por la cual el número de contagios y muertes en México es menor, en comparación a otros países europeos, mencionó que “esto se debe al modelo que se adoptó en un principio y porque en nuestro país se están realizando menos pruebas, de hecho, si uno ve el número de pruebas por habitantes a nivel global, somos los que menos pruebas llevan a cabo”.

De acuerdo a “Our World in Data”, sitio web que presenta datos y resultados empíricos, las pruebas realizadas en nuestro país son de una cifra menor a 00.1 por mil habitantes.

“Yo creo que el panorama que las autoridades nos dan no es falso, eso es importante decirlo, es solo que refleja la punta del iceberg, como lo es el número de pruebas, pero esto no significa que sea la cantidad total de infectados ni de muertos, solo de confirmados”, puntualizó el científico.

En suma advirtió que “sería muy importante tener claro cuáles serán los protocolos para poder determinar el estado de salud de un paciente, tanto como su estabilidad inmunológica, algo que no se ha comentado todavía”.

“Se tiene que tomar decisiones y tener como referencia a otros países, que en la actualidad se estabilizan del impacto que ha producido la enfermedad”, asintió el doctor.