Las calles del primer cuadro de Taxco lucen desiertas y el zócalo fue cerrado para su uso ante la fase 2 del Covid-19; por lo que las procesiones no se efectuaron este año por la emergencia sanitaria.

En el recuerdo quedará el año del 2019, cuando Taxco vivió un repunte al alcanzar el 100 por ciento de su ocupación hotelera durante la Semana Santa. Hoy sin embargo, la historia es muy diferente ya que el pueblo luce vacío y la ocupación hotelera no alcanza ni el 2%, así lo dio a conocer el alcalde de Taxco, Marcos Efrén Parra Gómez.

El silencio en las calles es sepulcral y solo se rompe con el redoble de las campanas del Ángelus y los sonidos que emiten algunos de los contados turistas que llegan al pueblo.

La pandemia del Covid-19 ha convertido estos días a Taxco en un pueblo fantasma y lamentablemente esto parece que continuará también durante el mes de mayo.

Con información de todotexcoco.com