Lamentable algunos turistas irresponsables, la mayoría procedentes de la Ciudad de México y del Estado de México, han intentado romper las restricciones de ingreso a la playa.

– T.G.

Los efectos de la emergencia sanitaria por el Coivd-19 en Acapulco son notables, pues en medio de la Semana Santa la arena de las playas luce sin basura, mientras que el agua se ve tan cristalina que incluso usuarios de redes sociales la han relacionado con la del caribe mexicano.

Con el objetivo de mitigar la propagación del nuevo coronavirus, los gobiernos federales y estatales ordenaron la suspensión de todas las actividades recreativas en las playas del país y Guerrero no fue la excepción. De esta manera y desde el jueves de la semana pasada, militares y policías comenzaron a resguardar la zona para evitar la presencia de turistas.

Esto ha ocasionado, entre otras cosas, que el mar en Acapulco, tradicionalmente relacionado con la contaminación, luzca con aguas cristalinas. “No es Cancún, no es Los Cabos; es Acapulco sin bañistas y sin basura. ¡Qué hermoso puerto!”, dijo un usuario de Facebook en relación a la limpieza actual en la zona.

Las playas cerraron para mitigar la propagación del Covid-19 entre la población. (Foto: Cuartoscuro)

Para mantener las playas vacías se han implementado operativos de seguridad entre elementos policiacos y de la Marina, quienes este miércoles 8 de abril expulsaron a decenas de turistas que intentaron vacacionar a pesar de las restricciones impuestas por el gobierno.

De acuerdo con información del reporte policiaco hecha pública por el diario El Universal, cerca de las 15:00 horas, elementos de ambos cuerpos de seguridad con equipos antimotín comenzaron a desalojar a los visitantes que se encontraban en la playa Revolcadero, en la zona Diamante de Acapulco, uno de los principales destinos turísticos de la entidad.

Según un reporte de la revista Proceso, la mayoría de las personas que fueron desalojadas de la zona eran procedentes de la Ciudad de México, quienes habían sido atendidos por los prestadores de servicios que se han negado a cerrar restaurantes o que todavía se encuentran alquilando espacios de recreación.

Leer más de esta nota en INFOBAE