Por El Marqués de Puerto Marqués.

Acapulco es un desorden a raíz de la crisis del coronavirus y para muestra el siguiente caso:

1.- Hace apenas una semana la alcaldesa Adela Román Ocampo pedía el cierre de estos negocios en Acapulco.

2.- Pero ayer curiosamente cambiaron de opinión y ha salido el secretario del Ayuntamiento Ernesto Manzano Rodríguez a decir a todos los medios locales de comunicación que los bares y restaurantes seguirán funcionando en Acapulco como normalmente lo hacen, ahora, lo increíble de esta declaración es que se hace precisamente cuando nos estamos dirigiendo hacia la Fase 3 de la epidemia del coronavirus, algo que es gravísimo porque la etapa 3 es el punto más alto que se puede alcanzar en epidemias como las del Covid-19.

Es importante señalar que la Fase 3 es la etapa de máxima transmisión y con esto las mediadas de contención deben de ser más drásticas, algo que en el Ayuntamiento de Acapulco no parece importarles en estos momentos.

Y mientras en Acapulco Adela Román sigue sin tener una idea clara de cómo actuar en este epidemia, el subsecretario de salud Hugo López-Gatell anunció el día de ayer que “la fase 3 se va a dar, no hay duda. La fase 3 es la fase de máxima transmisión, es la fase de mayor cantidad de casos por día, es la fase donde el riesgo principal es que se sature el sistema nacional de salud a pesar de la preparación que tenemos y la expansión que hemos hecho con la reorganización de las unidades civiles y el apoyo de las Fuerzas Armadas a través de los planes DN-III y Marina”

La alcaldesa y sus subordinados están todavía a tiempo de reflexionar, así como de endurecer las medidas y actuar con responsabilidad, ¿pero tendrán el talento y las pantalones para hacerlo sin que el gobernador o el gobierno federal les tenga que dar un coscorrón? Sinceramente lo dudo. Pero ojalá me equivoque.

Twitter @TiempoGro