Cayó Juan Collado, siguen ¿Lozoya? ¿Videgaray? o ¿EPN? Hagan sus apuestas…

Juan Collado con su mujer, la actriz Yahdira Carrillo.

La 4T pega parejo, hoy le tocó al abogado Juan Collado por delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita. Después seguirán Emilio Lozoya & compañía y así irán cayendo (al parecer) todos sus adversarios hasta que los serenen.

Fue alrededor de las 17:00 horas, cuando el abogado Juan Collado salió del restaurante Morton’s, donde comió, y fue detenido en la calle por elementos de la Fiscalía General de la República.

Testigos de la detención aseguran que Collado no puso resistencia y abordó sin ser esposado a una camioneta de la Policía Federal Ministerial.

La orden de captura fue librada por un juez del Centro de Justicia Penal Federal del Reclusorio Norte y su detención está relacionada con una empresa de la que es propietario, ubicada en la ciudad de Querétaro.

Antecedentes de Collado.

El despacho de Collado ha llevado la defensa de personajes como Carlos Ahumada, Diego Fernández de Cevallos, Raúl Salinas de Gortari, acusado del homicidio de Francisco Ruiz Massieu y del ex subprocurador de la extinta Procuraduría General de la República, Mario Ruiz Massieu, acusado de lavado de dinero.

El caso más reciente que encabezó el polémico abogado fue el del divorcio del expresidente Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera.

Asimismo, defendió a Eduardo Fernández, expresidente de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), también acusado de lavado de dinero, luego de denunciar el caso de “Los Amigos de Fox”, y al ex gobernador de Quintana Roo, Mario Villanueva, señalado de tener nexos con el narcotráfico.

Toda una “fichita” al parecer pero que hoy finalmente fue detenido cuando se encontraba comiendo plácidamente con Carlos Romero Deschamps, en el lujoso y caro restaurant Morton’s de la Ciudad de México.

Ojo por ojo, diente por diente.

Con todo y bacterias fecales el Secretario de Salud de Guerrero invita a todos a darse un chapuzón en Caletilla

“Ya ni la chingas, dijeron que eran aptas, pero porque me usas a mi de ‘conejillo de Indias’”. Y le contesto el humano; “porque los políticos como tú tienen que poner el ejemplo”.

Algunas playas de Guerrero no son aptas para los bañistas y visitantes según la COFEPRIS, sin embargo el secretario de Salud de Guerrero Carlos de la Peña Pintos afirma que no existe ningún riesgo, y que se puede disfrutar del mar sin que este ocasione enfermedades a la población, al menos eso dijo Peña Pintos por medio de la cuenta de Facebook del área de Comunicación Social de Guerrero.

La verdad que nosotros para creerle a Peña Pintos, nos gustaría verlo nadar de bucito en Caletilla junto al gobernador Hector Astudillo, para ver si de verdad las playas están tan limpias como asegura el titular de Salud.

Las playas que hace unos días informó la COFEPRIS que están infectadas de bacterias fecales son la playa de Hornos, Carabalí, Playa Suave, Manzanillo y Caletilla.

El titular de Salud del estado, dijo que existe una estrecha coordinación con el Comité de Playas que encabeza la presidenta municipal, con quien constantemente hacen monitoreo del nivel de contaminación y se aplican las medidas correctivas necesarias, aunque no informó cuáles eran estas medidas y cada cuando se aplican.

La pregunta en plena temporada de vacaciones de verano es:

¿A quien le cree usted? A la COFEPRIS qué es un organismo autónomo que emite alertas que puedan afectar la salud de los mexicanos o al Secretario de Salud de Guerrero, que tal vez con el fin de no afectar la temporada de vacaciones, dice que si usted se mete al mar en esas playas no se va quedar ciego ni le saldrá un brazo en las costillas.

Nosotros la verdad en este caso le creemos más a la COFEPRIS.

IMSS y Hacienda: Dos renuncias, dos cartas “bomba” para México cortesía de López Obrador

CDMX.- Primero fue Germán y ahora es Carlos. Las dos renuncias al gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador han sido estridentes y también están relacionadas entre sí.

En una carta el 21 de mayo pasado, Germán Martínez acusó recortes y operación de la Secretaría de Hacienda en el Seguro Social. Que funcionarios de esa dependencia operaban sobre sus atribuciones y facultades. Don Germán se fue y regresó a su escaño en el Senado.

En otra carta esta mañana, Carlos Urzúa, titular de Hacienda, acusa lo mismo: Imposición. En este caso, de funcionarios que no saben de la Hacienda Pública, y decisiones sin sustento en materia económica, revelando que las directrices se realizaban “sin tomar en cuenta los efectos” de las mismas.

Ambos documentos llevan un hilo conductor: la denuncia de que las decisiones económicas no están en Hacienda.

En fin, dos cartas públicas, una extensa y otra corta, pero igual de duras, estridentes e incendiarias. Dos cartas “bomba”.

Publicado en El Universal