Este Miércoles 06 de marzo, la Iglesia Católica celebra “El Miércoles de Ceniza”, que abre paso al tiempo de Cuaresma.

La imposición de Ceniza, expresa el arrepentimiento, pero a la vez, un reconocimiento de nuestra pequeñez frente a Dios nuestro señor.

En este acto presencial, mientras el ministro o sacerdote impone la ceniza, el fiel deberá escuchar estas palabras: “Acuérdate de que eres polvo y al polvo has de volver” (Cf. Gén 3,19).

Un signo y unas palabras que expresan la caducidad, la conversión y aceptación del Evangelio, es decir, la novedad de vida que Cristo cada año quiere comunicar en la Pascua.

Este día también se hace como respuesta a la Palabra de Dios que invita a la conversión, como inicio y puerta del ayuno cuaresmal. Este acontecimiento de cuarenta días, empieza con la ceniza y termina con el fuego, el agua y la luz en la noche de la Vigilia Pascual.

La Cuaresma significa un momento de prueba, de purificación, un momento de encuentro y de intimidad con el Señor, por ello, la Iglesia invita a reflexionar y a prepararse para poder vivir el triduo pascual y vivir con fe y amor esa pasión, muerte y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, que año con año, se hace presente para recordar que él es el único salvador del mundo.