Aumenta la violencia en Acapulco: Alcalde culpa a la Federación 

El alcalde de Acapulco en su faceta de “cowboy”.

Por El Marqués de Puerto Marqués.

En la última semana fueron asesinadas 21 personas en Acapulco, pero así como los criminales de estos horrendos crímenes andan sueltos, tampoco nada detiene al alcalde de Acapulco que como un Tsunami sigue destruyendo junto a su administración, lo poco que nos queda de Acapulco.

Ante la gravedad de la situación nuestro cantinflesco y costeño personaje solo puede declarar para justificarse, que es un problema que no ha podido resolver la Federación.

El caricaturesco alcalde parece no querer hacer frente a sus responsabilidades, tan solo para que usted estimado lector se de una idea, el 52 por ciento de estos recientes crímenes ocurrieron en el centro de la ciudad y lo más grave fueron en la zona turística.

La ola de violencia en los ultimos días incluye asesinatos en la playa, en las cercanías de centros comerciales; asaltos a joyerías, cuerpos decapitados, quemados o desmembrados, mientras el aprendiz de alcalde sigue engordando su cartera y la barriga a costa de la federación que tanto crítica y del dinero de todos los acapulqueños.

Es cierto que la violencia hay que atribuirla en su mayoría al crimen organizado, sobre todo por las rivalidades en torno al control del mercado de las drogas, pero tambien a la descomposición social que vive esta ciudad desde hace dos años y a la anarquía de sus ciudadanos, producto de la corrupción de sus autoridades.

Después de millones de pesos, de planes federales y estatales, del despliegue de la Policía Federal, Marina y Ejército, increíblemente Acapulco continúa como una de las ciudades y municipios más violentos del país y del mundo.

El gobernador Héctor Astudillo por su parte dice que se enfrenta al crimen con determinación, pero en tan solo nueve meses del 2017 los números de asesinatos en el estado ya superaron a los del 2016.

Yo me pregunto: ¿Quién tiene la culpa? ¿La Federación o las Autoridades locales? 

Si somos justos yo diría que ambas, pero si somos realistas no podemos dejar de reprocharle al gobernador Astudillo su poca firmeza y su tibieza para gobernar  un estado tan conflictivo y para poner en orden a algunos alcaldes como el de Acapulco, que están afectando el progreso y el desarrolló del estado.

Ni paz ni orden. Lamentablemente.

Twitter @TiempoGro 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s