Vacacionar en la segunda ciudad más violenta del mundo

El Alcalde de Acapulco durante un recorrido por la playa en la pasada semana santa.

El ranking mundial de las ciudades más violentas del mundo, en la que Acapulco ocupó el cuarto sitio; solo detrás de Caracas.

Por Luis Jijón.

Acapulco Guerrero (La Silla Rota).- Apenas comienza atardecer en Acapulco, cuando la familia Martínez Sánchez sale a prisa del agua, cruza la costera, y regresa a su hotel Miramar, ubicado a un costado de la Costera Miguel Alemán en una calle que no cuenta con alumbrado público.

“Los niños que se terminen de bañar en la alberca (del hotel), paso al Oxxo por algunas aguas, cervezas, sabritas, y si quieren cenar, pedimos algo. Hay que planear que haremos mañana durante el día”, ordena el señor Francisco Martínez mientras cruzan la costera.

“Ya nos divertimos en el mar, los niños ya jugaron, pues hay que regresarnos al hotel temprano porque se hace noche, ya ve cómo están las cosas (la violencia)”, dice don Francisco antes de entrar al hotel. Los seis integrantes de la familia-tres menor de edad- arribaron al puerto de Acapulco el día lunes, y será la única visita al puerto en este año.

El Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal dio a conocer esta semana el resultado del ranking mundial de las ciudades más violentas del mundo, en la que Acapulco ocupó el cuarto sitio; solo detrás de Caracas, la capital venezolana.

Esta es la séptima ocasión que se realiza este estudio y la segunda en que Acapulco aparece en segundo lugar de la lista (sitio que ya había alcanzado en 2014), con 113.24 homicidios por cada 100 mil habitantes.

La violencia plasmada en el ranking se deja ver en las dinámicas de los turistas y sus propios protocolos de seguridad: no se alejan de sus hoteles, caminan sólo en la Costera, no manejen mucho dinero en efectivo, y no se acercan a las colonias lejos del mar.

Disminuyen frecuencia

Ezequiel Medrano, turista de la Ciudad de México, asegura que solía ir al puerto de Acapulco hasta cuatro veces al año, sin embargo, debido a la inseguridad, decidió disminuir las visitas a solamente una.

Visitó Acapulco por primera vez junto a su padre hace por lo menos 40 años, y hoy lo hace acompañado de su esposa e hijos. Llegó al puerto el domingo, y permanecerán hasta el jueves.

Para el turista Oscar de Sancha la violencia que se vive en el puerto no ha sido problema para visitar las playas y lo hacen de manera frecuente, llegó el domingo junto a 44 personas más -entre familiares y amigos- y se hospedaron en el hotel Playa Suites.

“Gracias a Dios nunca he tenido un percance, nunca he visto yo nada malo, he visto la noticia de los hechos de violencia, pero nunca nos ha pasado nada, veo más seguridad, hay mucho elemento hasta del Ejército, policías”, dice mientras recorre la costera.

Reconoce que amigos, y familiares, han dejado de visitar a Acapulco por temor a la violencia que se registra a diario, incluso asegura que una de sus sobrinas no le permitió traer a su hija menor, por miedo a la inseguridad.

“En pláticas con compañeros y amigos, nos han dicho que han dejado de venir, por ejemplo, una sobrina no nos dio permiso de traernos a sus hija porque decía que había mucha violencia en el puerto”.

Se apaga vida nocturna

Para las 10 de la noche parte de la Costera Miguel Alemán luce vacía, algunos turistas abarrotan los Oxxo para comprar bebidas, y regresar a sus hoteles. Algunos militares con un chaleco naranjas vigilan la zona, pasan desapercibidos recargados bajo los árboles.

La vida nocturna en Acapulco es otro de sus atractivos, y se extiende por toda la costera, hasta altas de horas de la madrugada, con decenas de establecimiento que ofrecen gran variedad de música y bebidas. Sin embargo, Martha y un grupo de amigos de Puebla, Querétaro, y la Ciudad de México prefieren no salir de antro.

La última vez que lo hicieron el año pasado “se armó una pelea afuera del lugar, y luego hubo disparos, y unas personas se querían llevar por la fuerza a otros jóvenes. Nos asustamos porque muchos corrieron al bar a resguardarse”, dice en entrevista mientras esperaban su turno para cenar, y luego regresar al hotel Emporio.

Es que la violencia en el puerto también ha alcanzado a los centros nocturnos, y algunos se han visto obligados a cerrar, tal es el caso del table dance ‘Majesty’ no ha abierto sus puertas desde el 24 de marzo de 2016, cuando hombres armados asesinaron a un hombre y una mujer dentro del bar, ubicado sobre la calle Vasco Núñez de Balboa, del fraccionamiento Hornos de Acapulco. De ese ataque resultaron dos personas asesinadas y cinco heridos.

A estos hechos se suma el doble asesinato en el bar ‘La Taberna de Moe’, ubicado en la Costera, a unos metros de las oficinas de la Policía Feder, el 3 de julio del año pasado, y ese mismo mes, el jueves 14, mataron de un disparo al encargado de vigilancia en el centro nocturno Bitch’es, también ubicado en la costera, a unos pasos de la Capitanía de Puerto. Hasta la fecha el lugar sigue cerrado.

En octubre del 2006 al salir de su negocio, fue asesinado a balazos el empresario Gullrez Hissain Hamiedamy, dueño del bar Platinum 2000.

De un total de 12 bares, y centros nocturnos concentrados en la plaza Pérgolas, sobre la avenida Escénica, sólo uno permanece abierto al público. El 13 de enero un grupo de hombres armados prendió fuego a un automóvil en el lugar, donde dejaron un mensaje escrito en una cartulina en el cual exigían el cobro de cuota.

Para este periodo vacacional de Semana Santa 500 no abrieron debido a que sus propietarios no resistieron al pago de cuota, extorsiones, y la violencia, dijo la presidenta de la Asociación de Comerciantes Establecidos en la Costera Miguel Alemán, Laura Caballero Rodríguez quien sostuvo que la situación de violencia que vive el puerto es una pesadilla.

Las autoridades locales en repetidas ocasiones han señalado que la violencia en el puerto es resultado de la venta de droga al menudeo, lo que ha generado una guerra de los cárteles, entre los que se ubican a Los Beltrán Leyva, y el Cártel Independiente de Acapulco (CIDA).

Ocupación hotelera se mantiene

A unos días del inicio del periodo vacacional, la Secretaría de Turismo de Guerrero registró una ocupación hotelera del 85% en los destinos de playa que conforman el Triángulo del Sol.

Acapulco registró una ocupación del 87.3%; la zona Diamante llegó al 78.5%; Dorada, 90.6 por ciento, mientras que la Náutica, un 75.2%.

Ixtapa-Zihuatanejo alcanzó una ocupación hotelera del 81.9%, en tanto que Taxco de Alarcón llegó al 69.7 por ciento.

El personal de prensa del alcalde Evodio Velázquez Aguirre, al igual que el secretario de Turismo del estado, Ernesto Rodríguez Escalona, no atendieron las solicitudes de entrevistas hechas por La Silla Rota, para conocer sobre el periodo vacacional en la segunda ciudad más violenta del mundo.

Con información de La Silla Rota.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s