Hector Astudillo y Obispo de Chilpancingo tienen que declarar ante las autoridades sus nexos con el narco

Señalados

CHILPANCINGO, Gro. (apro).- El gobernador Héctor Astudillo Flores rechazó haber pactado con el narco y hacer negocios con la violencia como lo afirmó el obispo católico de la diócesis de Chilpancingo-Chilapa, Salvador Rangel Mendoza.

Astudillo  desde Acapulco  anunció que pasando la celebración del Tianguis Turístico buscará platicar con el jerarca católico, con lo que demuestra nuevamente un timorato proceder en sus formas, ya que ante las declaraciones del obispo, la fiscalía tendría que citar a declarar al obispo para queaporte más  pruebas de sus afirmaciones.

Recordemos que el obispo afirmo que el Gobierno de Astudillo ya pactó con el narco.

Sin embargo, Astudillo reiteró que no es su intención confrontarse públicamente con el obispo y que pretende arreglar el conflicto en “privado”, es decir al margen de la ley, lo cual nos parece un grave error porque estos asuntos ya no son privados y el gobernador no tiene porqué  resolverlos en lo “oscurito”, ya que tendrían que ser resueltos ante la justicia, sobretodo porque el Obispo afirma que tiene pruebas contra funcionarios del actual gobierno que podrían servirle a las autoridades en su lucha contra el narco.

Rangel Mendoza asegura que el gobierno de Astudillo ya pactó con el narco en algunas regiones de la entidad pero que la violencia no cesa porque “en el fondo hay cierta repartición de dividendos entre ambos”, indicó.

“Por debajo de la mesa ya hay arreglos. El gobierno y las bandas delincuenciales ya se entienden, sólo que públicamente no lo quieren decir. La violencia sigue porque no la quieren aplacar, porque esto del narcotráfico es un gran negocio”, expresó el prelado.

Desde el año pasado, la revista Proceso ha documentado una serie de señalamientos contra Astudillo por sus presuntos nexos con el narco donde destaca una historia registrada en el puerto de Acapulco que involucra al presidente del Tribunal Superior de Justicia (TSJ), Robespierre Robles Hurtado y los hijos del mandatario que han sido acusado de realizar negocios al amparo del poder.

Grupos delictivos han dejado  cartulinas con mensajes donde acusan al gobernador Héctor Astudillo Flores, así como al fiscal en la entidad, Xavier Olea Peláez, y al propio Robespierre Robles, de recibir dinero y “no cumplir con los acuerdos”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s