Foto Proceso.

– El gobernador Héctor Astudillo continúa indiferente mientras las protestas contra el gasolinazo se extienden en toda la entidad.

El día de ayer un grupo de taxistas bloqueó la avenida Escénica del puerto Acapulco, mientras que ciudadanos de Iguala y Tecpan tomaron casetas de peaje de la autopista del Sol y la carretera federal, que conecta ese destino turístico con la región de la Costa Grande.

A cuatro días de las muestras de rechazo por el aumento a los combustibles y la energía eléctrica, Astudillo ha preferido hacer mutis, tomando en cuenta que en 2014, cuando se desempeñaba como diputado local, votó a favor de la reforma energética.

En ese entonces, la mayoría perredista encabezada por el expresidente del Congreso local Bernardo Ortega Jiménez, presuntamente vinculado con el narcotráfico, también avaló las reformas educativa y hacendaria, como parte del Pacto por México suscrito entre líderes partidistas y el presidente Enrique Peña Nieto.

Desde el domingo a la fecha, Astudillo ha cancelado actos públicos y no ha fijado una postura sobre el incremento al precio de los hidrocarburos.

Con información de Proceso.