Lo de Hércules era una broma

El ex gobernador Ángel Aguirre.

Por El Marqués de Puerto Marqués.

Lo de Hércules es una broma, al lado de lo que tiene Trump encima en los ultimos dias de su campaña. 

Aquél debía limpiar los establos de Augías en un día, pero éste (es su impagable mérito) debe torcerle el pescuezo en un debate al “establishment”, que en América es el Partido Demócrata, con su KGB de reporteros (Times, WSP y WSJ) empotrados en destruirlo con cualquier prueba que encuentren. 

A Trump, de cuando era un particular, le extrajeron un video de groserías proferidas hace once años en la intimidad.

Ese Partido parece el brazo político de una oligarquía financiera (los famosos multimillonarios que lo amamantan) que se mueve en la “socialdemocracia” (progresismo de palabra y reaccionarismo de obra, de aquí su hipocresía desatada) como pez en el agua, y así explican la escandalosa candidatura clintoniana, tan celebrada por el actual establishment de América.

En la socialdemocracia, como en los antiguos colegios de monjas, se castiga más la grosería (Trump) que la crueldad (Bill Clinton), y Robert de Niro obligado a echar una mano a los Kirchner de Arkansas, se puso la bata y las neuronas de Jake LaMotta, y se fue a las redes a “pegarle un puñetazo” a Trump por el método Stanislavski.

Miedo da, porque, no siendo uno Vicente Fox, que en su intimidad no ha hecho otra cosa que hablar de “Martita”, o el ex gobernador Ángel Aguirre, quien dice que nunca tuvo amoríos con Lady Iguala, ¿quién puede presumir de una intimidad limpia de pecados?

Visto lo de la KGB americana con Trump, habrá que andar por la casa como los Salinas de Gortari, cuyo padre, los obligaba a “ser politicos” (¡la clase siempre!) incluso en la intimidad del baño, de modo que podían posar en el inodoro con la misma prestancia con la que Clint Eastwood cabalga en “El jinete pálido”, y esto se lo escuche yo a un ex Secretario de Hacienda del gobierno salinista, con la elegante atención de una de sus hijas y de su sevidor una tarde de verano en Cuernavaca.

Como remate a tanta intimidad, la media verónica la pego Kathy Shelton en un tuit:

 

I don’t care if Trump said gross things. I care that Hillary Clinton lied, terrorized, & mocked me, defending my rapist.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s