“Escribir un libro es como ir al psiquiatra”: Luis de Llano

El próximo martes Luis de Llano estará presentando Expedientes pop, el libro que escribió para compartir “mi historia a través del espectáculo”.

Una publicación que le llevó “más de un año” realizar y que define como “una visita al psiquiatra que me permitió sacar todo”, pues en ella comparte desde la herencia que le legaron sus padres por el gusto del espectáculo, Luis de Llano Palmer y Rita Macedo, hasta su frustración por no convertirse en una rock star, pasando por su faceta como creador de conceptos musicales (Garibaldi y Timbiriche, entre otros) y realizador de melodramas musicales, como Alcanzar una estrella y Muñecos de papel.

¿Cómo te va con esta experiencia de compartir tus vivencias a través de un libro?

Pues aquí corriendo, me siento como rock star. Nunca me imaginé estar del otro lado. Pero es muy interesante vivir la experiencia al revés. Toda mi vida recibí gente con un disco o un proyecto y ahora me toca a mí andar con un proyecto, así que me siento muy refresh.

¿Cómo surge la idea de hacer Expedientes pop?

Desde hace tiempo tenía la cosquillita de escribir una novela sobre mi padre (Luis de Llano), mi abuelo, mi madre (Rita Macedo); y entonces tenía juntas con Julio Patán, y le platicaba y le platicaba. Y me dijo por qué no escribes un libro, tú eres un narrador de historias; y también lo platiqué con Carlos Marín un par de veces, él se reía mucho.

Entonces, busqué un currículo mío y empecé a ver que estaba todo equivocado, lo empecé a acomodar y saqué fotos, recortes y notas de los archivos de mi papá, de mi mamá y de mi abuela y me di cuenta de que tenía un universo frente de mí y me di a la tarea de acomodarlo. Fue un experimento muy interesante, porque agarraba fotos y venía el flash back de la situación, como lo que está de moda, que todo es retro, nostalgia, y comencé a acomodar las ideas de lo que sucedió y empecé a plasmar en un tono muy coloquial, muy mío, muy hablado, cómo llegué a lo que soy ahora. Y así empecé a escribir como un legado, más que una biografía, una crónica, mi vida a través del espectáculo.

¿Cuáles fueron los momentos que no podían faltar en tu libro?

Tuve que editar y comprimir muchas cosas. Pero lo más importante fue hablar de mi familia, de mi padre y de su desarrollo en la radio y la televisión; de mi madre en el cine, de mi abuela como escritora muy vanguardista de los 40, de mi abuelo y la Guerra Civil española. Y luego, recordar mi infancia con mi hermana (Julissa). Hablo de cuando me mandan a un colegio militar en Texas porque querían salvar mi vida, pues en ese tiempo ya andaba de rocanrolero.

La familia es una parte muy  importante para ti, ¿no es así?

Escribir un libro es como ir al psiquiatra, sacas todo lo que tienes y luego lo acomodas, pero lo importante es escribir un libro honestamente y humanizarte, porque la gente tiene un concepto de uno que no es.

¿Qué pasó cuando llegas a México?

Mi papá era director de producción de Telesistemas Mexicano y empiezo a trabajar en promoción de canal 5 y un día surge el festival de Avándaro, de hecho hay un capítulo importante de Avándaro en el libro.

Así empiezo a hacer programas musicales, después mi padre se va a Televisión Independiente de México, que era canal 8, luego Canal 9, y yo voy con él ahí, donde después se vuelve Televisa. Y ahí viene otro capítulo de mi vida, en el que me vuelvo productor de programas musicales y espectáculos con los artistas que visitaban México de promoción, como que ahí empezó mi carrera de productor, director.

Una etapa en la que se crearon muchos conceptos musicales e infinidad de festivales, incluso algunos fueron muy cuestionados…

Sí, yo viví la época de oro de eso, los 60 de rockanrolero, en los 70 me inicié en la televisión; mi primer gran evento importante en Acapulco fue el concierto de Liza Minelli en el Encuentro Mundial de la Televisión; y luego empezar a hacer programas musicales que eran patrocinados por los alcoholeros, Bacardí, Domecq, Vergel; y al llegar los 80 se da el climax de muchas cosas, porque es cuando empiezan a surgir más artistas, más talento y empezamos a tener las visitas de los invasores, les decía yo a los españoles y los argentinos con sus grupos, y empieza a haber una gran producción de programas musicales.

Raúl Velasco tenía la suerte de que había artistas diferentes cada semana en Siempre en domingo; y yo, por mi lado, haciendo cosas de música y siempre involucrado con proyectos nuevos. Entonces, teníamos que formar grupos nuevos porque no teníamos mucho talento para muchos programas. Así surgen los grupos que fueron muy criticados, en su momento, porque a la larga son los que siguen sonando.

¿A qué atribuyes ese fenómeno que después de tanto tiempo sean los que siguen sonando, no hay nuevos talentos?

Es que se acabaron los programas  de entretenimiento en la televisión, porque empezaron a llegar los formatos de MTV y todo se volvió  videoclips y programas derealities, como La voz, donde el artista que compite ahí se queda, no hay una continuidad.

¿Cómo has subsistido ante tantos cambios?

Es algo que yo también me pregunto, pero creo que porque lo traigo muy arraigado. Mi papá me lo transfirió de muchas formas, él  era un hombre muy musical, hacía traducciones de obras de teatro de Broadway y las traía a México, y siempre fue compositor, es una gran herencia que me dejó en tener ese espíritu musical, pero también porque trato de mantenerme a la vanguardia.

Has tenido muchos púpilos ¿cuáles te enorgullecen más?

De artistas, uno de los más importantes es mi sobrino Benny, que lo vi desde chiquito cómo empezó  y mira lo que está haciendo ahora con Sasha y Erik; otros que se volvieron actores, de los Garibaldi, la Manterola (Patricia) triunfó; y de actores que empezaron conmigo, Mariana Garza y Eduardo Capetillo, quienes luego de hacer una novela conmigo también se volvieron productores de sus propios proyectos.

¿Crees que las redes sociales logran el impacto que se necesita en el espectáculo, más allá de la inmediatez que garantizan?

Es diferente porque tienes más acceso a través de las redes sociales a los niños, a los jóvenes…, por ejemplo, mis hijas viven con su iPhone y su iPad; bajan sus canciones y de repente se meten al YouTube y ahí lo tienen, ya tienes la imagen del artista. La tecnología también ha ayudado a que ya vengan a México muchos más conciertos, que se garantice la calidad en festivales como El Vive Latino; entonces tecnológicamente sí estamos en primer mundo, pero artísticamente sí necesitamos más apoyo de la imagen.

Las telenovelas son parte de tu historia ¿hay planes para incursionar en las series que se han puesto de moda?

Hice como 13 o 14 telenovelas y me dieron oportunidad de cambiar determinados formatos. Ahora nos estamos enfocando a hacer telenovelas más como series y creo que va a haber una gran competencia de productoras. Se está abriendo la producción independiente y hay muchos nuevos cineastas y chavos que lo están haciendo muy bien. Yo estoy preparando dos o tres proyectos para Blim y proponiendo una telenovela para Bandamax. Lo que no quiero es estar comprando formatos de fuera, es una cosa que también se puso de moda y dejo a los originales archivados.

Ahora tenemos que estar en evolución e inventando cosas nuevas. En el libro, lo digo, porque tengo una entrevista que hice con Emilio (Azcárraga Jean, presidente de Grupo Televisa), y me da su perspectiva de lo que hay y de lo que viene, y al final del libro  también hablo de mí mismo ante este nuevo reto.

¿Ha habido tropiezos en la historia que estás compartiendo?

Claro, de diez proyectos, siete se caían y tres funcionaban, y luego uno tenía éxito y el reto era ver cómo lo mantenías, lo cual a veces es más difícil.

Hace unos meses se soltó el rumor de que te ibas de Televisa ¿es una posibilidad que has pensado?

Los rumores siempre van a ser necesarios para radio pasillo, yo adoro a mi empresa. Hace unos dos meses me jubilaron como Vicepresidente de Programación Musical porque ya no se hacen  programas musicales, pero sigo trabajando con la empresa como productor a proyectos, para Bandamax y Televisa Networks; y creo que sí me hacía falta reinventarme, volver a crear, lucharle un poco más, como lo hice hace años, y este esfuerzo me está abriendo los ojos a muchas cosas nuevas.

Publicado en Milenio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s