¿Guerrero es una entidad ingobernable?


¿Guerrero es una entidad ingobernable?

Al parecer, sí. Amplias franjas de su territorio están al margen del estado de Derecho. Impera el poder del más fuerte, que casi nunca son las fuerzas gubernamentales.

En los últimos años se han diseñado y puesto en marcha varios programas especiales de seguridad sin que se perciban cambios para bien.

Todos los días el Estado brinda material de sobra para llenar las páginas rojas de los diarios. Preocupa que a los ajustes de cuentas se hayan sumado en tiempos recientes ataques letales a familias enteras.

Se sabe que las soluciones de fondo pasan por mejorar el nivel de vida de la población, pero mientras eso ocurre es necesario reforzar la presencia de fuerzas federales, que presten auxilio a la población.

Prueba de esto son las recientes declaraciones de Pablo Sandoval Ballesteros, presidente de Morena a nivel estatal, quien dijo que para terminar con problemas como el de la inseguridad y la escasa actividad económica, hay que invertir más en el desarrollo del estado.

Sostuvo que “el problema es que no hay control contra la corrupción, ya que el dinero solo sirve para que se hagan millonarios los gobernantes y funcionarios, con ese dinero que se roban bien invertido en generación de empleos dentro del estado, desarrollo de infraestructura, desarrollo social, capacitación para el trabajo, se tendrían otros resultados”.

Agregó que “Guerrero es la entidad con más bajos salarios. Necesitamos seguridad social, prestaciones, que haya un incentivo muy grande para que se ocupen los jóvenes en actividades escolares y posteriormente en los sectores productivos de Guerrero”.

Criticó que “tenemos un campo generoso, pero no hay impulso ni políticas de apoyo al campo, la tierra no está produciendo, pero sí hay manera de activar la economía y que el estado de Guerrero deje atrás la parálisis”.

El problema son los malos gobiernos y su corrupción. 

Desigualdad que lastima

México está entre las primeras quince economías mundiales, muy arriba, pero está muy abajo, después del lugar 60, en su medición de índice de Desarrollo Humanitario.

La desigualdad social es problema toral del país y su abatimiento es una tarea en la que todos tienen una responsabilidad.

Desde luego el gobierno federal a través de la Secretaría de Desarrollo Social, tiene la responsabilidad central, pero no única.

La pobreza y la marginación se detectan por carencias en educación, salud, vivienda, alimentación y servicios básicos como agua potable o luz.

Por ejemplo el 32.8 por ciento de la población en Guerrero económicamente activa de la entidad, equivalente a 489 mil personas, no recibio ningún tipo de ingreso monetario en el 2014. 

Se trata de la proporción más alta entre entidades, lejos del 7.7 por ciento promedio nacional, de acuerdo con estadísticas del Inegi al tercer trimestre del 2015. 

Esta cifra incluye a trabajadores que laboran para alguien sin recibir ingreso, como pueden ser familiares y trabajadores por cuenta propia de autosubsistencia. 

Hay organizaciones de la sociedad civil que detectan y contribuyen a la solución de estas calamidades. Un trabajo coordinado con el gobierno arrojará sin duda mejores resultados.

La meta es construir un México incluyente, que no deje a nadie fuera de los beneficios del desarrollo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s