¿Y HACIA DÓNDE VA ACAPULCO?

¿Es Astudillo “títere de Añorve”?

Nunca ha estado Acapulco más “nervioso” digan lo que digan las autoridades desesperadas, estatales y locales. Tienen razón en tratar de detener el miedo irracional que desatan algunos irresponsables de las redes sociales, pero no bastan sus explicaciones. La gente no les cree. Está verdaderamente asustada porque sabe que detrás de la violencia imposible de ocultar, porque muertes hay a diario aunque quieran los enemigos del puerto exagerar su cantidad y los otros taparlas, pero hay algo mucho peor: la absoluta impunidad de los que desde las guaridas de sus altos puestos políticos manejan la situación sin peligro alguno para ellos aunque las autoridades conozcan sus actividades .

Detrás de todos los horrores que ha vivido y vive Acapulco hay poderosísimas manos negras, pero muy negras: los políticos y los narcos, que con frecuencia son lo mismo y para los cuales lo único que existe es el inmenso dinero que produce el poder y viceversa. Para obtener ambas cosas son capaces de todo. El meganegocio del narcotráfico no podría existir si los gobiernos no estuvieran inmersos en él, como se diría elegantemente, “hasta las chanclas”. Los países y gobiernos que han permitido la instalación de ese super business tienen una salida perfecta: le echan la culpa de los horrores a otros países. Ellos quedan limpios aunque sean los máximos consumidores. Pero además se genera otro excelente negocio: La guerra contra las drogas, que no disminuye un ápice el problema, al contrario – ¿o no señor Calderón? – pero azota a cuanto país es señalado como culpable. Eso sucede a nivel internacional, pero también nacional y hasta municipal.

En Acapulco tenemos un personaje al que el periódico Reforma descubrió en CDMX (cuando se llamaba DF) recibiendo cajas de dólares del narco. Según ese diario, 15 millones de dólares, para su campaña por la gubernatura de Guerrero. De hecho fue lujosísima: Hasta un zepelin compró Manuel Añorve, hoy “miembro de la dirigencia nacional del PRI, y nada menos que en la operación política, lo que a muchos actores interesa”. Y con todo y todo ganó su primo Ángel Aguirre. Los donadores se enojaron, dicen. Y dicen que les dijo: Pues cóbrenle a Acapulco. Pero Manuel siguió en las alturas porque tiene un padrino de polendas, uno que hace mucho quiere ser presidente. La Jornada lo llamó, Don Beltrone. Y ya se sabe que se necesita mucha lana para ser presidente. Ni modo que lo ambiciosos se retiren de los negocios.

Lo que está pasando hoy tiene que ver desde luego con “el cobro de piso” por desgracia ya ejercido en todo el país y por parejo contra todos los que trabajan para vivir. Tienen que pagar tributo , a unos y a otros. No pos mejor emigra aunque te persiga la migra allá, dicen. En tiempos pasados se decía. “La bolsa o la vida” . Hoy se dice “Me pagas piso o te mato”. Hay que preguntarse sin embargo ¿por qué permiten esa competencia criminal el gobierno o los gobiernos en el cobro de tributos y , de hecho, en el ejercicio del poder ? Y en el caso de Acapulco: ¿Es Astudillo “títere de Añorve”, como dijo hasta el cansancio el heredero Figueroa Smutny? ¿O ya hubo separación entre los priistas doble AA, Astudillo y Añorve, aunque andaban de la manita por la candidatura y Manuel aseguraba que se retiraba de la contienda si el candidato era Astudillo? Y luego se convirtió en su jefe … de campaña. Le permite lo que quiera ¿al cuate o enemigo? Además de a los puertos rivales y a la delincuencia, habría que saber a quién beneficia la impunidad en Guerrero. ¿Hacia dónde vamos?

Manudornbierer. blog.mx

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s