Evodio y Astudillo están rebasados: Estamos ante un vacío de poder

image
Ni PRI ni PRD. Estamos al borde de un estado fallido

Desde el período de gobierno (1999-2005), Guerrero apenas se sostiene con alfileres y esto ha sido el resultado de once años de indiferencia, abandono e inacción, que particularmente se han reflejado en Acapulco.

Los gobiernos que sucedieron a ese periodo como el de Zeferino Torreblanca Galindo (2005-2011), Ángel Aguirre Rivero (2011-2014) y Salvador Rogelio Ortega Martínez (2014-2015) dejaron que la situación se pudriera, al punto extremo que parece que ha llegado a un punto sin retorno.

El flagelo de la violencia en el puerto, como en varias zonas de Guerrero, especialmente en la Costa Chica y la Montaña, se ha desbordado de forma incontenible.

Antes, los ajustes de cuentas entre las bandas se limitaban a barrios y zonas peligrosas. Sin embargo, las organizaciones que se disputan a sangre y fuego la venta de drogas y el cobro de “derecho de piso”, han rebasado todos los límites y hoy se han presentado homicidios en plena Costera Miguel Alemán y hasta en las playas de la otrora llamada Perla del Pacífico.

En los últimos 10 años la situación ha cambiado drásticamente en este legendario destino, donde pasaron sus últimos días personajes de la talla del magnate de la aviación Howard Hughes o el famoso actor Johnny Weismuller, que encarnó al más popular Tarzán  de las diversas versiones creadas por Hollywood.

En días recientes, en pleno feriado de la Semana Mayor, al menos 31 personas fueron asesinadas, 2 de ellas ante decenas de turistas cerca de La Quebrada, uno de los sitios más icónicos de Acapulco.

El Viernes Santo, un hombre fue acribillado a balazos en la Avenida Costera Miguel Alemán, frente al hotel Crown Plaza e igualmente, en la playa Papagayo, a unos metros de los conocidos hoteles Krystal y Ritz, en la Zona Dorada, fue asesinado otro individuo.

Un día antes, una mujer y un hombre fueron asesinados en el centro nocturno Private Club Majesty, a unos cuantos metros de la franja turística.

El martes pasado, el responsable de la oficina de detección de fugas clandestinas de la Comisión de Agua de Acapulco, Jorge Trujillo, fue atacado a balazos y falleció durante su traslado a un hospital de la capital mexicana.

En su afán por no hacer más grave el actual panorama, el presidente de la Asociación de Hoteles y Empresas Turísticas de Acapulco, Jorge Laurel, dijo sin embargo que la ola de violencia no ha impactado la afluencia de visitantes.

“Acapulco goza de la preferencia del turismo nacional y hasta el momento los hechos de violencia que se viven en ese puerto no se han visto reflejados en las reservaciones hoteleras, las cuales en estos días han registrado niveles del 95 por ciento”, señaló el empresario.

No obstante, sería bueno que no se confiara, porque hace 3 meses durante el período vacacional decembrino, los niveles de ocupación hotelera no llegaron al 50 por ciento y aunque el turismo nacional ha sido hasta cierto punto condescendiente, el extranjero ha descendido de manera notable.

Por ejemplo, durante enero y febrero, era tradicional que Acapulco estuviese lleno de paseantes, sobre todo personas de la tercera edad, principalmente estadounidenses y canadienses.

Recientemente el gobierno federal envió unos 900 elementos de la Marina y la Policía para resguardar las zonas vitales del puerto, sobre todo en la zona turística, pero este despliegue ha resultado exiguo, por lo que algunos empresarios turísticos urgieron a las autoridades a una mayor coordinación, debido a que consideraron que “la estrategia de seguridad no está dando resultados”.

ACAPULCO, LA CIUDAD MÁS PELIGROSA DE MÉXICO Y UNA DE LAS CUATRO MÁS VIOLENTAS DEL MUNDO

Debemos recordar que en enero de este mismo año, Acapulco fue calificada como la ciudad más peligrosa de México y una de las cuatro más violenta del mundo.

Según el ranking 2015 del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, la ciudad situada aproximadamente a 400 kilómetros al sur de la Ciudad de México, sólo es superada por Caracas, Venezuela, San Pedro Sula, Honduras y San Salvador, El Salvador.

Poseedora de una de las bahías más hermosas del mundo, que rivaliza con la de Río de Janeiro, Acapulco cada vez es menos visitada. Y aún más: de acuerdo a una encuesta levantada en octubre pasado, Acapulco es el área metropolitana mexicana donde la población se siente más insegura (88.5 por ciento).

Desde hace meses, se ha puesto en marcha un vasto movimiento al que se han incorporado organizaciones civiles, profesionales, prestadores de servicios turísticos y las propias autoridades para no dejar morir a este centro turístico nacional.

Para contrarrestar esta imagen, además de una intensa campaña turística, se han propuesto diversas acciones para evitar que la ciudad sea tomada por asalto por los delincuentes, entre ellos una caravana acuática, y hasta una cadena humana en la Costera.

Entidades empresariales y de la sociedad civil como Grupo Aca, Comunidad Politécnica y la Asociación Femenil de Ejecutivas de Empresas Turísticas, así como el Colegio de Licenciados en Turismo, integrantes de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) y transportistas, se han sumado a estos esfuerzos.

Entre otros proyectos, han surgido demandas para que se respete el estado de derecho, bajo el argumento de que “ya no se puede permitir que Acapulco solamente sea nota roja”. Melquiades Olmedo Montes, un conocido miembro del sector privado, aseguró hace unas semanas que “estamos ante un vacío de poder, a un paso de un estado fallido en el que la anarquía predomina, no hay respeto, se incendia el Congreso, los palacios municipales, hasta cuándo se va a permitir”.

Desgraciadamente los planes del gobierno federal para rescatar Acapulco han fracasado hasta ahora y en parecidas circunstancias se halla la administración estatal que encabeza el priista Héctor Astudillo Flores.

En septiembre de 2013, el presidente Enrique Peña Nieto anunció que el gobierno de la República financiaría una campaña mediática de reposicionamiento del puerto para que recuperar su vocación turística.

Luego de los estragos provocados por la tormenta tropical “Manuel”, Peña Nieto anunció medidas como la gratuidad de las casetas de peaje en la Autopista del Sol y declaró que se rescataría el Centro de Convenciones para que se convirtiera en una “ancla para el desarrollo del turismo. Sin embargo, pasada la emergencia climatológica, llegó otra tormenta, la de la violencia generada por el crimen organizado y las cosas están peor que antes, sin que rinda frutos el plan de rescate del gobierno federal.

En diciembre del 2014, el primer mandatario volvió a Acapulco, donde anunció la reducción del 50 por ciento a la cuota de la Autopista del Sol y garantizó el libre tránsito del turismo que viaja al puerto con motivo de la temporada vacacional decembrina, acciones que se enmarcaron en la Estrategia Emergente para la Reactivación Económica de Guerrero.

El jefe del Ejecutivo federal también asumió el compromiso de establecer un operativo de seguridad integral de atención al turista, se otorgaron beneficios fiscales, se condonaron multas y recargos del Infonavit y se creó un fondo especial para empresas en riesgo de quiebra y cierre.

Se anunció asimismo un programa especial de turismo para impulsar que este sector “se pueda realmente posicionar y atraer a más mexicanos o extranjeros y que incluye recursos extraordinarios para una amplia campaña de promoción turística de los principales destinos”.

Sin embargo, al parecer estos esfuerzos no bastan y se han estrellado ante el poder del crimen organizado y el lumpen político-social.

Hoy los acapulqueños y los buenos guerrerenses lanzan de nuevo el grito de alarma que se expresa en la contundente frase que circula en las redes sociales: “Por favor, por lo que más quieran, no dejen morir a Acapulco”.

Publicado en Diario de Chiapas.
 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s