image
Acapulco: El mal esta allá afuera.

Publicado en PROCESO.

Hartos de la violencia que priva Puerto de Acapulco, que ha provocado el cierre tan sólo en la Costera Miguel Alemán de unos 200 negocios hasta ahora, propietarios de establecimientos comerciales ubicados en esa vía hicieron un llamado a la delincuencia organizada para que decreten una tregua mientras ellos negocian con el gobierno estatal un plan para traer paz.

En rueda de prensa, Laura Caballero Rodríguez, presidenta de la Asociación de Comerciantes Establecidos en la Costera dijo: “les pedimos de la manera amable nos den unos días sin violencia mientras llevamos a cabo una reunión con el gobierno estatal y sociedad en general, en la que presentaremos una propuesta de pacificación denominada ‘Pacto con todos por la paz’”.

“Estamos a tiempo de detener este ‘pedacito de guerra’ en el Estado de Guerrero, donde al final no habrá vencedores”, sostuvo, “La violencia no se acabará con la llegada de fuerzas federales a Acapulco”.

“Nos tienen de rodillas, nunca habíamos vivido con tanto miedo aún con más de 4 mil 500 elementos de seguridad”, dijo Caballero Rodríguez.

Y es que en los últimos 11 días en Acapulco han ocurrido 43 homicidios, de acuerdo con el registro del diario El Sur.

Ayer, ciudadanos y empresarios de Acapulco, Chilpancingo, Iguala, Taxco y Zihuatanejo, integrantes del colectivo Chat Consejeros Ciudadanos, criticaron que “la violencia ha alcanzado un nivel que nunca habíamos constatado en nuestro querido puerto de Acapulco y entidad federativa”.

En un documento que entregaron al gobernador Héctor Astudillo Flores, los empresarios señalaron que “la violencia ha traído consecuencias sociales y económicas, reflejadas en las calles, escuelas, hogares y vida diaria”.

“La violencia ha generado un miedo colectivo que ha tocado todo hogar y como sociedad no hemos encontrado respuestas que solucionen esta realidad; la violencia está alterando todo, la violencia paraliza todo”, se lee en el texto, al que tuvo acceso El Sur.

Los empresarios y representantes de organizaciones advierten que los ciudadanos “nos resistimos a seguir viviendo en medio de la violencia”.