image
Evodio se tiene que ir por el bien de Acapulco.

Por El Marqués de Puerto Marqués.

La situación en Guerrero, y específicamente en Acapulco donde más de 31 personas han sido asesinadas en las últimas semanas, es sin duda el resultado de la falta de voluntad política para combatir al crimen, acusaron diputados federales de diversos partidos.

La verdad es que no están equivocados, porque Acapulco en el tema de seguridad esta perdido.

Los turistas llegaron esta temporada vacacional con la esperanza de divertirse y hacerlo en paz. Es por eso que el deseo de los comerciantes y prestadores de servicios era de que la violencia en Acapulco no afectará al turismo en esta semana santa.

Pero la realidad los supero.

El jueves, dos hombres armados entraron a un bar a una cuadra de la Costera Miguel Alemán, dispararon y mataron a dos personas. Atrás del supermercado donde fue atacado un sitio de taxis hace unos días. Increíble.

La inseguridad no cede en un Acapulco lleno de turistas, que pese a los crímenes, registra más de un 80% de ocupación hotelera.

Pero los problemas de Acapulco no se van a solucionar con una temporada vacacional, ya que la pobre coordinación, colaboración y apoyo entre el gobierno del estado con el municipal, esta posponiendo cualquier avance positivo en esta ciudad en donde la anarquía, la violencia y la pobreza son el pan nuestro de cada día.

Acapulco continua desmoronandose en sus bases principales -sociales y económicas- bajo un gobierno inepto encabezado por un aprendiz de alcalde y un gobernador inoperante que no tienen el talento ni la inteligencia para sacar al puerto adelante.

Acapulco es una ciudad sin ley ni orden, en donde el alcalde es acusado directamente por un ex diputado por tener nexos con la delincuencia y no pasa nada.

Por estas razones la sociedad vive con temor sabiendo que la violencia se genera en cualquier hora y en cualquier lugar, a pesar de que Acapulco está resguardado por fuerzas estatales y federales.

Ante la inoperancia de su gobierno y el poco talento de los asesores que lo rodean, el aprendiz de alcalde ya siente que Acapulco se le va de las manos – su popularidad esta por lo suelos- y en un intento desesperado por lavarse las manos culpa al ex alcalde Luis Walton de muchas de sus desgracias. Hace unos días en una reunión privada comento que Walton adquirió la franquicia de “Quadratín Guerrero”, con el único fin de estar difundiendo noticias negativas de Acapulco y de su gobierno municipal.

La realidad es que Evodio tiene mil problemas que arreglar a la brevedad posible, porque casos como los asesinatos a miembros de CAPAMA hacen que las sospechas de que estamos viviendo una narco guerra gracias al gobierno municipal -que supuestamente habría pactado con algún bando contrario- crezcan día a día.

Los acapulqueños estamos hartos de vivir con miedo y si nuestros gobernantes no pueden poner orden, la sociedad civil tiene que empezar a tomar medidas urgentes para evitar un colapso mayor en Acapulco.

El alcalde dijo que si algún funcionario no daba resultados en los primeros 90 días de su gobierno, le pediría su renuncia. Es por eso que ante los malos resultados del propio alcalde la sociedad civil nos debemos de unir para exigir su renuncia por su mala gestión y el incumplimiento de acuerdos de campaña. Es momento de evolucionar, los cambios que Acapulco necesita deben ser buenos y deben aportar ideas frescas. 

Por estas razones Evodio debe de renunciar por su incapacidad para proporcionar seguridad a los habitantes de Acapulco y por ser el principal responsable del repunte de la violencia en los últimos meses y del recrudecimiento de los delitos de alto impacto. 

Es momento de que la sociedad se una contra aquellos políticos que permiten la impunidad, la corrupción y que además han demostrado ser incapaces de reducir la desigualdad,  la pobreza y la violencia en Acapulco por su poca capacidad y preparación para gobernar.

En Acapulco hay un gran descontento en la sociedad en contra del actual gobierno, por eso creo que ha llegado el momento de que nos unamos para enderezar el rumbo, antes de que estos personajes arrasen con lo que nos queda.

Hay que exigir a la brevedad posible la renuncia de Evodio y buscar un alcalde de extracción ciudadana que rompa con la partidocracia y las redes de complicidad que están acabado con todo aquello que hemos construido durante tantos años con nuestro sudor y trabajo.

Ni Acapulco, ni usted, ni yo nos merecemos estos gobernantes.

Abur.

Twitter @TiempoGro