Taxco: Autoflagelos, sangre y derrama turistica

image

En muchos lugares alrededor del mundo se conmemora Semana Santa de diversas maneras de acuerdo a cada cultura, sin embargo, en algunas, esta tradición se festeja de una manera dolorosa donde los participantes se autoflagelan hasta causarse problemas de salud en el cuerpo por golpes y sangrados.

Entre los lugares que conmemoran esta semana de manera extrema son: Taxco, Guerrero.

Esta dramática y morbosa celebración es una de las representaciones más flagelantes del país, razón que lo convierte en estas épocas en un lugar turístico para aquellas personas que desean ver una de las escenificaciones más dolorosas de Semana Santa.

La conmemoración se realiza cada año en abril o marzo, cada participante tiene un rol importante, están aquellas hermandades de encruzados, flagelantes y ánimas del purgatorio, quienes en esta tradición buscan cumplir una penitencia.

Los flagelantes y penitentes son grupos de hombres que cubren sus rostros con una capucha, que ellos llaman capirote, para proteger su identidad, llevan el pecho y la espalda descubiertos, una falda negra que los cubre hasta los pies, van descalzos. Su actuación consiste en cargar una cruz entre sus brazos y caminar, pero cuando se detienen a descansar deben hincarse y golpear su espalda con un cordón con pequeños clavos que usan como látigo, conocido como “disciplina”, esto lo hacen repetidas ocasiones hasta sangrar o provocarse llagas, esto ocurre durante la procesión.

Los encruzados, esta práctica sólo puede ser realizada por varones, ellos deben llevar cargando, con la espalda y brazos descubiertos, grandes rollos de varas de zarza que pesan entre 50 y 70 kilos, mismos que tienen espinas o púas y durante el trayecto se van enterrando en la piel de los fieles que los cargan. Estos rollos van amarrados a los brazos y boca, lo que impide la respiración normal en las personas y el dolor resulta más fuerte. Lo único que cubre a estos hombres es una capucha en el rostro y una falda negra.

Las ánimas pueden ser grupos de hombres o mujeres, todos deben ir encapuchados, ellos llevan sus manos y pies amarrados con cadenas pesadas y gruesas durante el trayecto de la procesión. En algunos casos cargan cirios en las manos y van hincados hasta su destino.

Resulta extraño la fascinación que despierta en los turistas y en los locales los sangrientos flagelos que se producen los protestantes, en una celebración que pasa de lo bello a lo grotesco en unos minutos.

Al final la sangre cumple su objetivo ya que muchas de estas fiestas y conmemoraciones, más allá de lo religioso, provocan el desplazamiento de personas ya sea en recorridos cortos o largos, es decir: generan turismo, con su consecuente derrama de dinero, impactando en las economías locales y la nacional.

Que es lo que a muchos verdaderamente les importa en Taxco, más allá de esta grotesca celebración.

Twitter @TiempoGro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s