El grave error del gobierno de Peña Nieto con Donald Trump

Por Enrique Pérez Quintana.

En el marco de la visita del vicepresidente de los Estados Unidos a México la secretaria de Relaciones Exteriores Claudia Ruiz Massieu concedió una entrevista al diario The Washington Post en la que se refirió al aspirante presidencial del partido republicano Donald Trump de quien dijo que son “racistas e ignorantes”, sus declaraciones sobre los mexicanos. “Suena ignorante y racista porque lo es, cuando una manzana es roja, es roja. Cuando dices cosas ignorantes es porque eres ignorante.”

Además la secretaria Ruiz Massieu consideró absurda la idea de Trump de levantar un muro en la frontera común. “Es imposible pensar en una frontera amurallada de 2 mil millas y en frenar el comercio entre los dos países. Es impráctico, ineficiente, erróneo y francamente no es una cosa inteligente”.

La entrevista con el Washington Post fue interpretada como el principio de una estrategia del gobierno de Enrique Peña Nieto de no solo responder a los dichos de Donald Trump, sino colaborar para obstaculizar su candidatura hacia la presidencia.

Cuando Donald Trump inició su campaña, en junio de 2015, para alcanzar la candidatura del partido republicano dijo en el discurso con el que lanzaba su campaña: “México no es nuestro amigo. Cuando México nos envía a su gente no nos está enviando a los mejores. Están enviando gente que tiene muchos problemas y los están trayendo con ellos. Traen drogas, crimen, son violadores”.

Ocho meses después Trump se perfila como un candidato fuerte a la candidatura republicana y está adelante en la preferencia electoral y en el número de procesos y asambleas electorales primarias ganadas y su discurso sigue siendo el mismo en todos sus actos de proselitismo, descalifica a los mexicanos y a su gobierno.

Anticipa Trump que de llegar a la presidencia de los Estados Unidos deportará a unos 11 millones de inmigrantes indocumentados, en su mayoría mexicanos, construirá  un muro en la frontera con México, que deberá pagar el gobierno mexicano y anulará el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, en el que también participa Canadá.

La visita del vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden para asistir a la Tercera reunión del Diálogo Económico de Alto Nivel entre México y Estados Unidos, en la que participó el presidente Enrique Peña Nieto, fue utilizada por él para ofrecer una disculpa por el discurso antiinmigrante que se ha expresado en los últimos meses en su país al considerar que “es algo peligroso, dañino y realmente una idea muy mal concebida. Solo quiero decirle y hacerle saber señor Presidente que la retórica más calurosa de algunos de estos candidatos no representa quienes somos nosotros, el pueblo de Estados Unidos, no es la opinión de la mayoría de la gente de mi país. Es lo opuesto”.

Las declaraciones de la secretaria Ruiz Massieu fueron hechas inmediatamente después y por ello fueron interpretadas como una respuesta tardía porque, según algunos especialistas en el tema, Donald Trump está muy cerca de ganar la candidatura republicana a la presidencia de Estados Unidos. Si consigue en los próximos días el triunfo en por lo menos ocho o nueve de los once estados en disputa, y luego gana en Florida, quedan eliminados sus adversarios Marco Rubio y Ted Cruz.

De continuar la tendencia, en las próximas dos semanas, Donald Trump podría ser el candidato del partido republicano a la Casa Blanca. De ser así, Estados Unidos enfrentará la posibilidad de que llegue a gobernar, a partir de 2016, un hombre racista, xenófobo y conflictivo.

La cuestión que se plantea entre los analistas políticos en Estados Unidos y, por lo visto también en el gobierno mexicano, es cómo fue que Donald Trump llegó tan lejos y la respuesta obvia es que fue subestimado por todos, al pensar que caería víctima de sus propias pifias, lo que desde luego no sucedió.

Dicen los analistas en Estados Unidos que quienes subestimaron a Donald Trump    “No calcularon dos factores: el poder de la demagogia populista de Trump y, de manera crucial, la cultura de la celebridad que lo creó y lo rodea. La vulgaridad no le ha pasado factura a Trump porque la gente lo ha visto ser vulgar, violento y agresivo durante más de una década en televisión nacional.”

Adicionalmente, habría que agregar que el gobierno mexicano ha sido omiso en el reclamo a los insultos y agresiones expresados por el casi candidato republicano y que más adelante la historia le pasará la cuenta. México y los mexicanos han sido el blanco de los disparos demagógicos de Trump desde el primer día de su campaña.

Por ello, la declaración de bajo impacto Claudia Ruiz Massieu, en la prensa norteamericana, es tardía y más parece la respuesta a un favor solicitado por los demócratas que saben que el voto de nuestros paisanos podría frenar en el tramo final al republicano y apoyar a la demócrata Hillary Clinton. Pero parece que no alcanza, fue una voz perdida en el desierto.

Fuente: El Periódico de México

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s