Desde Guerrero: Carlos Ahumada involucrado en la importación de efedrina

Ciudad de México, 29 de febrero (SinEmbargo).- En menos de un cuarto de siglo, Argentina se ha convertido en el tercer productor mundial de estupefacientes. Entre 2007 y 2011 se multiplicó 800 por ciento la producción de efedrina.

Si, como la investigación de Gustavo Vera muestra, Carlos Ahumada Kurtz está involucrado en la importación masiva de efedrina a su país y en la producción de metanfetaminas para su dispersión en Argentina y su exportación en México, ¿qué rastros se pueden seguir desde sus días en México?

Según un legislador argentino que ha puesto el dedo sobre Ahumada, éste guarda nexos tanto con el Cártel de Sinaloa como con el de Tijuana.

Se lee en la denuncia presentada en Argentina:

“En su larga estancia en México, Ahumada Kurtz fue vinculado en varias oportunidades a cárteles y grupos dedicados al narcotráfico y otras actividades delictivas.

Según surgiría de declaraciones judiciales de Sidronio Casarrubias Salgado, jefe máximo del cártel Guerreros Unidos [cercano al PRD y responsable de la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa] Ahumada Kurtz es socio de Johnny Hurtado Olascoaga, líder de la Familia Michoacana [surgido y consolidado en Michoacán durante las gubernaturas perredistas de Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy Rangel, entonces cercanos políticos de Rosario Robles], una organización criminal con base en México dedicada principalmente al tráfico ilegal de drogas [y de metanfetaminas].

“El vínculo que se habría denunciado entre Olascoaga y Ahumada Kurtz, es en el negocio de tráfico de uranio que podrían llevar adelante, ya que el empresario de doble nacionalidad, explota dos minas en el estado de Guerrero y proporcionaría cobertura a las explotaciones mineras ilegales que el grupo narcotraficante tiene en ese mismo estado”.

En prisión, Ahumada se cosió los labios para protestar de lo consideraba una detención política, pero, al poco tiempo de salir de la cárcel, vaya que Ahumada habló o, mejor dicho, escribió el libro Derecho de réplica, editado por Grijalbo en 2009. Se trata de una colección de estampas de la corrupción mexicana descritas por un gran corruptor y pocos de la clase política, verdaderamente muy pocos, salen ilesos de sus 375 páginas.

Carlos Salinas de Gortari estaba atónito. Sus ojos brillaban. Cerca del tartamudeo, su lengua repetía en la biblioteca de su casa, en el Camino a Santa Teresa del Distrito Federal: “Es muy, muy bueno”. “Con esto están acabados”. Frente a la pantalla era testigo de la secuencia en que René Bejarano, el hombre de las confidencias de Andrés Manuel López Obrador, buscaba bolsas en sus ropas para meterse más y más fajos de billetes. Hasta la liga se llevó.

Esa noche de noviembre de 2003, Salinas pretendía la calma, pero la emoción lo rebasaba. Rosario Robles había preferido quedar afuera de la biblioteca donde Salinas y Carlos Ahumada contemplaban el derrumbe de López Obrador, acérrimo enemigo mutuo.

Rosario, que había llegado a la residencia de noche con lentes oscuros y una enorme mascada para pasar inadvertida, estaba en territorio del hombre que, según ella misma, pero años atrás, había robado la Presidencia de la República a su mentor Cuauhtémoc Cárdenas.

Rosario, que había renegado en su juventud de la vía electoral estaba ahí para que la cabeza de López Obrador rodara antes de acercarse más a Los Pinos.

La siguiente escena, contada con detalles de guión cinematográfico, aparece en las páginas 142 y 143 del libro Derecho de réplica, escrito por Ahumada (Grijalbo, 2009).

“En la madrugada, antes de despedirnos, surgió una de las escenas más impactantes que he visto en mi vida. Salinas le mostró su biblioteca a Rosario. Había condecoraciones y fotografías, entre otros recuerdos. Cuando llegamos a la vitrina donde conserva sus bandas presidenciales, Rosario le comentó que debía ser un gran honor y un orgullo portar la banda presidencial. Salinas inmediatamente tomó una escalerita para poder subir por la vitrina y sacó una de las bandas presidenciales. Yo creía que nos la quería mostrar, y en efecto así lo hizo, pero no fue sólo eso, sino que la tomó y se la puso a Rosario cruzándole el pecho y le dijo: ‘Te luce muy bien’”.

En 2004, el mismo año de los “videoescándalos”, Ahumada compró al Club León FC y lo administró mediante la empresa PROMOTORA DEPORTIVA DE FUTBOL LEON SA DE CV. También adquirió, mediante la empresa Promotora Deportiva Comarca Lagunera S.A. DE CV, el Club Santos Laguna.

En ambos casos, los equipos primero tuvieron momentos de importante auge y luego sufrieron fuertes crisis económicas. Este es un rasgo destacado en la presente denuncia promovida en Argentina, pues, como se verá, el fracaso empresarial de Ahumada en el futbol mexicano no le impediría incursionar en los negocios del balompié argentino… Y de las metanfetaminas.

LA HISTORIA….MÁS NEGRA Y NUEVA

La historia de Carlos Ahumada sobre su persecución política hasta Argentina a cargo del Cisen para intimidarlo y que se desista de seguir atacando legalmente a la secretaria de Desarrollo Social, Rosario Robles, con una demanda por más de 500 millones de pesos por adeudos de cuando era líder del PRD hace más de una década, es fantástica. Pero la historia que tienen las autoridades federales sobre Ahumada, que no tiene que ver con la política, ni con Robles o el PRD, sino con el tráfico de uranio, La Familia Michoacana y los chinos, es sensacional.

Los detalles de la presunta relación de Ahumada con el narcotráfico le cayeron inesperadamente a la PGR el año pasado, cuando a finales de junio la Marina detuvo a José María Chávez Magaña, apodado El Pony, quien era el jefe de La Familia Michoacana en el Estado de México. El Pony, uno de los criminales que más información de calidad ha aportado a la PGR en los últimos meses, le dibujó toda la estructura y operación del cártel durante casi una década, con borbotones de información que, entre las partes utilizadas por él como contexto, de manera tangencial, surgió el nombre de Ahumada.

Entre estas informaciones marginales mencionó el secuestro hace casi una década de un canadiense en Arcelia, Guerrero, ordenado por uno de sus lugartenientes, Johnny Hurtado Olascoaga, apodado El Fish,que actualmente es el jefe de la banda criminal que domina una amplia región de Tierra Caliente en Guerrero y el Estado de México, y la intermediación de un compatriota de él. Los canadienses fueron identificados por Chávez Magaña como “Guy de Launiere” y “Normand Alarie”, quienes figuran como fundador y socio de Maza Diamond Drilling, una compañía fundada en Mazatlán en 2007. Según el criminal, “son socios y tienen una cantidad muy fuerte invertida Carlos Ahumada Kurtz, quien es un empresario de muchas influencias y con mucho poder económico, y que tiene como socio y tiene invertidos más de 15 millones de pesos en esa mina a quien le dicen ‘El Ciego’ o ‘El Colega’.”

De acuerdo con su testimonio, la mina está en el poblado de Campo Morado, en el municipio de Arcelia. “El negocio principal en esa mina es la extracción de uranio que mandan a China”, dijo Chávez Magaña a la PGR. “Al parecer, estas personas ante Hacienda sólo reportan la plata y el cobre que extraen, y ni el oro ni el uranio es reportado”. El oro es un metal precioso, pero el uranio es un mineral estratégico indispensable en la industria nuclear –militar y comercial– una vez que se ha enriquecido. China es uno de los países que tiene la tecnología para enriquecer uranio.

La mina de Campo Morado es operada por Farallón Minera Mexicana, SA de CV, pero en ninguna parte de la información que proporcionó El Pony a la PGR sobre las minas y el narcotráfico, aparece mencionada. Tampoco figura ninguna relación personal o empresarial con Ahumada. La única referencia, que no está en expedientes, es que esa empresa con matriz en Vancouver, Canadá, ha contratado como proveedor externo a Maza Diamond Drilling.

Chávez Magaña dijo que El Fish no se metía con el empresario argentino, su socio, aparentemente mexicano y los canadienses, porque todos los vehículos de carga que tenía –que eran robados–, se los contrataba la mina. “No sé si ‘El Fish’ tenga negocios con Carlos Ahumada Kurtz”, dijo. “Lo que sí sé es que Carlos Ahumada Kurtz es una persona muy lista y no se asocia con nadie si el socio no invierte dinero”.

Ahumada sigue siendo muy listo, aunque a veces su soberbia y temperamento lo pierden.

  • Carlos Ahumada Kurtz nació en 1964. Cuarenta años después su hombre cobró notoriedad por la difusión de unos videos en México en los que se lo veía darle dinero a un operador del candidato presidencial Andrés López Obrador. Estuvo detenido tres años, acusado de lavado de dinero, fraude y vínculos con el Cartel de Juárez
  • Se dedicó al gerenciamiento de clubes de fútbol. Primero lo hizo con León y Santos Laguna, en México. En la Argentina tuvo un errático paso por Talleres de Córdoba (que descendió al Argentino A) y ahora, por Estudiantes de San Luis, equipo que subió cuatro categorías en tres años. Martín Lanatta lo vincula ahora con el tráfico de efedrina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s