Peña Nieto en Iguala: Apuesta al olvido

image

Por El Marqués de Puerto Marqués.

En el marco del Día de la Bandera, el presidente dijo que “Iguala es un municipio emblemático en nuestra historia nacional, que no puede quedar marcado por estos trágicos acontecimientos”.

Tiempos de Guerrero.

El Presidente se equivoco, tropezó y fracaso en Iguala. Nuevamente nos demostró que la prepotencia y la injusticia son el sello que distingue su oscuro mandanto.

Aislado de la población, con un público muy seleccionado al que se llevó sigilosamente a un campo de fútbol de difícil acesso y que se encontraba fuertemente resguardado por el ejército y la policía federal. El presidente en su soledad defendió al ejercito y con ello sin decirlo, aprobó nuevamente parte de su verdad histórica ante una gran mayoría de público compuesto por funcionarios públicos del estado y miembros de su gabinete.

Ante un público que le garantizaba el aplauso fácil, el presidente Enrique Peña Nieto pronunció un discurso vacío e incoloro en el que aposto al olvido al afirmar que: “El municipio de Iguala no puede quedar marcado por trágicos acontecimientos, como la desaparición de 43 estudiantes de la Normal Rural de Ayotzinapa” algo que es cierto, ya que el municipio de Iguala no merece quedar marcado por esta injusticia, pero paradojicamente lo que si quedará marcado para siempre por la sombra de los 43 será su gobierno.

Acompañado por integrantes de su gabinete; el presidente de la Mesa Directivael Senado, Roberto Gil Zuarth; representantes del Poder Judicial de la Federación, y el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, el productor de la verdad histórica que le compuso Murillo Karam sostuvo que la gente de “Iguala merece ser conocida por sus fortalezas, por su calidez y su firme carácter para alcanzar logros en favor de su comunidad”.

La verdad es que no hubo nada nuevo en su discurso y nada que no esperáramos del Presidente, pero hay que destacar de su mensaje “subliminal” la frase de “Iguala no merece” que esconde la palabra olvido.

Quien si toco el tema con mayor profundidad o lo que es lo mismo se embarro en el lodo para evitar que el presidente lo hiciera, fue el gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo.

Quien subrayó que en tanto no se esclarezcan a profundidad los hechos en los que desaparecieron 43 estudiantes normalistas y se someta a la ley a todos los responsables, “está herida seguramente no habrá de sanar”.

Dijo en alusión y también en contradicción al discurso del presidente que “no podemos ignorar la profunda herida que significa para los mexicanos y especialmente para los guerrerenses, la tragedia de Iguala; por la gente inocente que perdió la vida o resultó herida, y por la desaparición de 43 estudiantes de la Escuela Normal Rural de Ayotzinapa”.

“Guerrero ha sido un estado libertario y de difícil gobernabilidad, pero sin extraviar nunca el sentido de justicia para enfrentar, limitar y terminar con los abusos del poder”, afirmó Astudillo.

No, pues si.

Todo esto sucedía en Iguala mientras que en algún lugar de un gran país Murillo Karam se cansaba de seguir en directo la transmisión de la visita a Iguala de su protector y productor principal, quien por cierto una vez más se hizo rodear de una gran parte de su gabinete.

Twitter @TiempoGro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s