Por Sergio Carlos Nuño.

Acapulco, Gro.- Ante la ola de crímenes presuntamente entre grupos rivales que han tomado las calles y colonias de Acapulco, como escenario para ajuste de cuentas, en donde aparecen los cuerpos de taxistas, o vendedores ambulantes asesinados a balazos con carteles a un lado de sus cuerpos con mensajes para las autoridades que están coludidas con los delincuentes y esto demuestra que está fallando el operativo de seguridad, puesto en acción recientemente por los gobiernos federales, estatal y municipal, nada más en este inicio de semana hay un saldo de tres personas muertas en diversas partes de la ciudad así como la aparición de tres mantas colocadas en la madrugada en los puentes peatonales de la colonia la laja, la cima y boulevard de ciudad renacimiento, mismas que fueron retiradas por elementos de la SEDENA.

Por su parte el jurista Gonzalo Rodríguez Castro, integrante del colegio de abogados Ignacio Manuel Altamirano, señala que este fenómeno del aumento de la violencia en esta ciudad, se debe más que nada a la falta de liquidez que ha originado esta crisis económica entre la clase media baja y trabajadores eventuales del ramo hotelero y gastronómico y que si continua esta violencia con el aumento de los crímenes en Acapulco, ya hay varias organizaciones de empresarios que están pidiendo más garantías a las autoridades para que se dé un mejor servicio de seguridad para sus empresas y que en caso contrario van optar por armarse y de esta forma proteger sus inversiones.

Por su parte el presidente de aheta que aglutina a hoteles y empresas turísticas del puerto Jorge Laurel, señalo que , el tema de la inseguridad en este destino de playa no se ha acabado y que estos hechos lamentables de “ajustes de cuentas entre bandas de delincuenciales” si nos afectan en el interés de los posibles visitantes del interior del país, que prefieren acudir a otro destino más seguro como el nuestro y comento que por fortuna en el pasado puente vacacional del aniversario de la constitución mexicana, se registró una ocupación hotelera del 79 al 80 por ciento y esto dejo una derrama económica aceptable para aliviar la crisis económica que aun a pesar de los anuncios del gobierno de la república es un pastilla de mejoral para la cruda realidad que vivimos los empresarios que estamos operando aun en Acapulco.

El empresario hotelero Jorge laurel, manifestó que en la pasada temporada previa de navidad y año nuevo, los índices de ocupación estuvieron entre un 80 y 95 por ciento y esto fue gracias a que la franja turística que comprende la zona hotelera y negocios estuvo blindada por las fuerzas federales de la SEDENA , marina armada de México y la gendarmería, pero se ha dejado desprotegida la zona de la periferia, que comprende las colonias populares de la zapata, sabana y ciudad renacimiento y es ahí donde en estos días ha aumentado los crímenes contra taxistas y trabajadores del sector hotelero.

D.R. unomásuno, unomásuno Televisión 2016