Ayotzinapa, 16 meses de un gobierno empeñado en ocultar la verdad

El día de hoy se cumplen 16 meses del día más trágico de la historia reciente en México, un país ya de por si envuelto en llamas y que aquella lluviosa nocha de septiembre, arrancó a 43 jóvenes que permanecen desaparecidos, asesinando a 7 más y dejando marcada a toda un generación, ante un acto brutal que refleja el grado de degradación al que ha llegado el país.

43 jóvenes, todos ellos estudiantes, cuyo único error fue haber acudido a una acción de protesta social, de las que recurrentemente se practican con especial énfasis en el sureste del país, que tanto preocupa a la élite gobernante.

Ante la enorme brutalidad de las acciones de aquella noche y que comenzó a circular la información en medios desde la mañana siguiente, uno hubiera esperado un gobierno con capacidad de reacción, que asegurara el área y pusiera a operar las máximas capacidades del estado para la búsqueda de tal cantidad de muchachos, que tampoco podían ser facilmente escondidos y desaparecidos.

Pero NO

Al contrario, el gobierno de Enrique Peña Nieto se mantuvo distante, indiferente; 10 días pasaron para que emitiera una primera orden y postura pública, fue entonces que la PGR entró en escena con la misión de resolver el caso más importante en la historia de México; también ingenuos esperaban una actuación ejemplar de la procuraduría.

Si fueran los tiempos de Echeverría el simple manotazo a la prensa hubiera impuesto la verdad sin posibilidad de refutarla o cuestionarla a profundidad.

No obstante, la lucha global contra las tiranías ha tenido avances a lo largo de la humanidad; actualmente se han logrado conjuntar importantes concensos globales, que permiten una mayor transparencia y rendición de cuentas; una de las herramientas más notables en cuanto a la defensa de derechos humanos en el continente, es la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, respetada entidad que formó un comité de expertos, quienes han venido a probar cual ha sido la verdad respecto al caso.

El Grupo Interdisciplinario Expertos Independientes (GIEI), como se denominó a este grupo, ha demostrado con documentos y de forma contundente, que la PGR, el Ejército Mexicano y demás órganos gubernamentales, han estado encubriendo información que hubiera sido fundamental para resolver un caso que ha atraído la atención mundial, obstaculizando la búsqueda de la verdad, lo cual viene a levantar grandes sospechas.

Existen elementos fundamentales, que la PGR nunca quiso investigar, ¿porqué no se investigó, ni se aseguraron las muchas grabaciones que había en la ciudad, tanto desde sistema públicos de vigilancia, como de empresas privadas?

¿Cómo es que se pudo llegar a una verdad histórica con un expediente plagado de contradicciones? El GIEI resumió que son al menos 4 las versiones totalmente dispares que han emitido los detenidos por el Caso Ayotzinapa, todas estas también discordantes entre sí, es decir las versiones relatadas por los presuntos testigos, carecen de lógica y se llenan de contradicciones al contrastarse con los datos comprobados y de demás testigos.

De esas 4 versiones, la PGR de Murillo se decantó por la versión que llegó de un grupo de jóvenes que fueron detenidos semanas después que la mayoría de los involucrados, esta versión apunta a que los normalistas fueron incinerados al aire libre en aquella noche lluviosa, lo cual ha sido refutado de forma categórica por expertos internacionales coordinados con el GIEI

Es completamente absurdo considerar que en una noche se juntaron las decenas de toneladas de madera y neumáticos que hubieran sido necesarios para hacer una incineración al aire libre, además de que tal pira de fuego habría atraído la atención de testigos, sino del sofisticado satélite Terra de la NASA, el cual entre otras capacidades, puede detectar incendios.

Este sistema, que ya había detectado incendios anteriormente en el basurero de Cocula, aquella noche del 26 de septiembre no detectó nada; en cambio, sí registró un incendio en la zona de Chilapa, Guerrero, mismo que no ha sido investigado. (La PGR también censuró a la luz pública que fue la NASA quien les confirmó dicha información)

Lo que ya es determinante, al menos para decenas de analistas y para el mismo GIEI, es que no hubo incendio en Cocula, es decir, la principal versión que ha estado defendiendo la PGR desde hace meses, es falsa.

Más grave aún es la enorme lista de omisiones que cometió la PGR en la investigación y que el GIEI enlista en su extensa investigación; ¿porqué la PGR nunca investigó la casa de seguridad donde se estaban dando órdenes aquella noche y a donde llevaron se llevaron detenido para posteriormente liberar al chofer del autobús Estrella de Oro que fue detenido frente al Palacio de Justicia?

Todos los jóvenes que estaban en ese camión, a la fecha continúan desaparecidos, porque no se investigó ese centro de mando clandestino al que por casualidad llegó el chofer y a quien le perdonaron la vida a pesar de que ya había escuchado órdenes para matarlo.

Cómo es que la PGR tampoco ha investigado a profundidad todo lo que se sabe en las comunidades aledañas; en investigaciones periodísticas han salido a la luz la intensa movilización de halcones que hubo aquella noche, la gente de muchos pueblos al sur y al poniente de Cocula saben mucho de lo que pasó aquella noche, y tampoco se ha investigado de forma oficial.

Pero lo que más inquieta es la enorme barrera con la que pretenden encubrir la labor del ejército; si no hubiera nada que temer desde cuando se hubiera actuado de otra manera, más aún en una situación tan sensible; no obstante el general Cienfuegos y el presidente de los mexicanos, se han obstinado en esconder de la luz pública a los militares que participaron aquella noche, abriendo enormes sospechas, más aún considerando la ilegal relación y complicidad que ya tenían con el presidente de Iguala, José Luis Abarca, a quien ilegalmente favorecieron con una donación de terrenos meses atrás.

En la investigación del GIEI se exponen irrefutables documentos que refieren la presencia del ejército mexicano en torno a los jóvenes aquel día; todavía ni llegaban a Iguala, apenas estaban en la carretera cuando ya había reportes de inteligencia del C-4, detallando toda su actividad.

Agentes militares vestidos de civil, como el clave agente EM, estuvieron siguiendo a los muchachos por largo rato; los fotografiaron en la carretera, los siguieron a la toma de camiones en la terminal, los siguieron también en su escape por el centro de la ciudad, mientras eran ya baleados con armas de fuego por los policías que los perseguían; estuvieron cuando asesinaron a Aldo en el Periférico Norte; el mismo agente EM se movilizó también al Palacio de Justicia donde reportó la forma en que eran sacados y golpeados los jóvenes estudiantes por la policía…

Que clase de ejército ve que a unos estudiantes los están baleando, los están golpeando, los están gaseando, los están asesinando y no mueve un dedo, más que para reportar… que clase de generales no mueven tampoco un dedo sabiendo que algo así está pasando… un ejército cómplice, incapaz o criminal.

Que casualidad que después de que los agentes estuvieron haciendo marca personal a los estudiantes, y que presenciaron atrocidades brutales cometidas por presuntos policías municipales, cómo es que justo en ese momento les ordenan ya no seguirlos más e irse tranquilamente al cuartel, que incongruencia tan grande, entendiendo lo que pasó aquella noche en Iguala, es imposible creerles.

Más aún sabiendo que el mismo comandante del Batallón 27, semanas antes, sabiendo que César Nava González era un narcotraficante que había tomado por la fuerza el control de la policía de Cocula, fue y se reunió con él, para posteriormente protegerlo y dejarlo que siguiera reinando, hasta el día que desaparecieron a 43 estudiantes; hoy Nava está en la cárcel y los comandantes siguen recibiendo condecoraciones.

La complicidad es evidente, la falta de respuestas es indignante; mientras sigan sin aparecer los estudiantes desaparecidos, este país seguirá sin motivo para confiar en su ejército, mucho menos en sus gobernantes.

 

Raúl Flores Durán
Huellas.mx

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s