¿Cero a la izquierda?

La violencia se ha recrudecido en Guerrero durante la última semana, en la que se reportan al menos 21 asesinatos. La situación en la entidad se ha vuelto crítica y da la impresión que Guerrero hoy es ingobernable.

Lo peor de todo es que las cosas no mejoran y desde que el gobernador Héctor Astudillo Flores asumió el cargo, parece que Guerrero ha empeorado, en términos de inseguridad y no se siente la mano de un gobernador, que tenga la mano lo suficientemente firme para combatir al crimen, en vez de andar dando explicaciones de por qué es tan difícil comandar Guerrero o que se limite a apuntar que “la entidad es un lugar peligroso”.

Así las cosas, los guerrerenses mientras tanto, viven con el alma en un hilo, sin saber que va a pasar con sus vidas y haciendas, pues el crimen organizado se ha vuelto un poder “de facto” en la entidad.

D.R. unomásuno, unomásuno Televisión 2016.