El PAN y los Caminos del Sur

image
Guerrero, una encrucijada para Anaya

Por: Alberto Aguirre M.

Desde su salida del PRI —donde militó 35 años— Florencio Salazar Adame se convirtió en el líder del panismo en Guerrero, aunque nunca compitió por un cargo de elección popular. A partir del foxismo, el PAN gobernó en algunos municipios importantes como Taxco, pero nunca había alcanzado más de 10% de la votación en la entidad y, por ende, el anhelo de conquistar la gubernatura resultaba inalcanzable… hasta ahora.

Y es que en las elecciones del pasado 7 de junio, el PAN obtuvo 15% de la votación estatal. Sin alianzas incómodas, a contracorriente de lo que ocurre en otras regiones del país, ha duplicado su presencia en aquella entidad en lo que va del sexenio peñista.

En las pasadas elecciones, los panistas guerrerenses podían haber seguido la pauta propuesta por Salazar Adame y sumarse a una coalición que habría postulado al senador Armando Ríos Peter. Pero después del caso Iguala, ningún escenario que involucrara al PRD resultaba viable y el foxista se alejó totalmente del blanquiazul. Parecía que estaban condenados nuevamente a una campaña testimonial. Pero el hartazgo en la entidad hacia la izquierda recolocó al blanquiazul, como predijo el entonces jefe nacional, Gustavo Madero.

Guerrero era uno de los poquísimos estados de la República donde el PAN no había rebasado el umbral de 10% de la votación estatal y el CEN definía sobre candidaturas y política de acción. El próximo dirigente estatal recuperará esa potestad y por ende esa posición está muy disputada.

En el 2012, sus candidatos obtuvieron 11,896 votos y ganaron cuatro ayuntamientos en Guerrero. En los comicios de hace cuatro meses, ganaron seis ayuntamientos y más de 22,000 votos. En el trienio 2012-2015, el PAN gobernó a 92,314 habitantes; pero en el trienio que comienza 2015-2018, el PAN gobierna a más de 142,000 habitantes. El PAN creció, en tres años, prácticamente 50% de la población gobernada.

El domingo 18, los panistas guerrerenses acudirán a las urnas para elegir a los nuevos presidente y secretario general. Para la correlación de fuerzas al interior del partido blanquiazul, es una interna con una relevante importancia estratégica: en las elecciones del pasado 7 de junio obtuvieron seis de las 81 alcaldías en disputa y en la definición por la dirigencia nacional generaron más de 5,000 votos a favor de Ricardo Anaya.

El PAN gobierna 8% de los municipios de Guerrero, mientras que en el DF tiene dos de los 16 jefes delegacionales y en la competencia con Javier Corral, los panistas capitalinos aportaron a Ricardo Anaya casi el mismo el mismo número de votos que los guerrerenses.

En la ALDF, el PAN tiene una decena de diputados, bajo la coordinación de Jorge Romero, ex delegado en Benito Juárez, y ante la pulverización de la izquierda, han definido erigirse como una férrea oposición al gobierno perredista. En Guerrero, el blanquiazul solo alcanzó un diputado, Iván Pachuca Domínguez, quien encabezaba la lista pluri.

La contienda por el PAN en Guerrero tiene dos protagonistas: Andrés Bahena Montero, quien se separó de la presidente estatal del PAN para buscar los votos que le aseguren la ratificación, y Marco Maganda Villalba, hermano de Braulio Zaragoza Maganda Villalba, quien fungía como secretario general del comité estatal y hace casi 13 meses fue asesinado a las afueras de un restaurante en La Quebrada, en Acapulco.

Bahena Montero busca reelegirse tras del buen desempeño del blanquiazul en las elecciones del 7 de junio. Lleva como compañera de fórmula a Tomasa Vázquez Bautista, integrante del Consejo Nacional del PAN y a quien unía un nexo de amistad con el fallecido Maganda.

Pero Los Braulios —como se identifica localmente al grupo que ahora encabeza Marcos Maganda— han querido hacerse del control partidista con una campaña negativa que vincularía a Bahena con un presunto desfalco a las arcas partidistas durante el pasado proceso electoral. Sobre el faltante —que rebasa los 3 millones de pesos— hubo sendas investigaciones de la contraloría del PAN, la Fiscalía del Estado y por el Instituto Electoral, que coincidieron en el resultado: hubo gastos operativos cuya comprobación estaba pendiente y que fueron indebidamente autorizados.

Los Braulios quieren cobrar una afrenta directísima: Bahena integró a su planilla a Jorge Pérez Salas, a quien responsabilizan del homicidio del malogrado secretario general. La fiscalía estatal detuvo y encarceló a cuatro sospechosos —ninguno era Pérez Salas—, que tuvieron que ser excarcelados por orden de un juez. Las pesquisas han llevado hacia otras líneas de investigación.

Detrás de este grupo están los ex alcaldes Eloy Salmerón, de Tlacoachistlahuaca; Ramiro Jaimes, de Taxco; Juan Pérez Romero, de Atlixtac, y Marcos Parra Moronati, ex titular de la empresa estatal que controla el mercado del coco en Guerrero, quien es investigado por malversación de fondos y quien es hijo del ex diputado Marcos Parra, quien compitió con Ángel Aguirre por la gubernatura en el 2009.

El intercambio de ataques entre ambos bandos convierte en inviable el plan de reposicionar al PAN en Guerrero. Ricardo Anaya llamó al ex candidato a la gubernatura, Jorge Camacho, a incorporarse al CEN, como secretario de Vinculación con la Sociedad. El ex comentarista televisivo y ex funcionario federal se ha convertido en uno de los políticos más cercanos a la ex candidata presidencial, Josefina Vázquez Mota.

alberto.aguirre@outlook.com

El PAN y los caminos del sur | El Economista
http://m.eleconomista.mx/columnas/columna-especial-politica/2015/10/11/pan-caminos-sur

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s