image

Al comisionado de Seguridad Pública de Morelos, Alberto Capella Ibarra, no le cabe duda de que el modelo de Mando Único que se ejecuta en el estado de Morelos será replicado en el país, como la estrategia correcta para contener y la delincuencia.

Es tal su confianza sobre la efectividad de la Policía de Mando Único (PMU) que, afirma, si Guerrero tuviera este modelo policial se habría evitado el caso de Iguala y la desaparición de los 43 estudiantes normalistas. También se habrían evitado casos como el de Cocula y Tlatlaya, por citar algunos, porque la estrategia detecta a los policías que sirven al crimen organizado.

“Definitivamente se hubiera impedido, porque hubiera sometido a los policías a un mando que tendría que informar, rendir cuentas de forma inmediata a un ente superior estatal y que paulatinamente se estaría revisando su actuar y su no participación en actividades delictivas”, subrayó.

El llamado Rambo de Tijuana asegura que un Mando Único en Guerrero hubiera generado que los esquemas de control y confianza de esos jefes policiacos estuvieran a la orden del día, además de que con la tecnología se hubiera detectado la presencia de grupos criminales, o de camiones, o de gente privando de la libertad a otros y hubiera actuado en consecuencia.

En su opinión, Morelos tiene su propio Iguala en el municipio de Amacuzac, con un alcalde que gobernó de 2009 a 2012 y los siguientes tres años fue legislador local. Su referencia apunta al ex diputado Alfonso Miranda Gallegos, candidato del PT. “¿Ya se nos olvidó desde cuándo empieza a sonar Santiago Mazari (líder del cártel de Los Rojos) y de quién es pariente? ¿A poco crees que lo de Amacuzac es diferente a lo de Iguala o Cocula? ¡Era lo mismo! Pero la diferencia es que aquí hay un gobernador con una visión de estadista, que no piensa en la popularidad política como pasa en otros estados, sostiene el jefe policial.

Publicado en El Universal.